Ovación
Domingo 16 de Julio de 2017

Duendes recuperó la memoria y volvió a la victoria en el Regional del Litoral

Ante Estudiantes volvió a mostrar argumentos que lo hacen ser uno de los grandes candidatos

Estudiantes llegó a Rosario entonado por su invicto, creyendo que en esta cuarta fecha podía llevarse una victoria en su visita a la casa del heptacampeón. Pero no, en Las Delicias no querían ninguna sorpresa y el equipo paranaense se encontró con un Duendes herido tras la caída en el clásico, que mostró mucha actitud y por momentos con muy buen juego, y se quedó con la victoria al imponerse por un claro 34-21.

El arranque del partido fue bastante movidito e intenso, pero sobre todo parejo. Pero con el correr de los minutos el local fue teniendo más la pelota y con ella a imponer los ritmos del juego jugando preferentemente en campo rival.

En ese sentido el trabajo que realizaron los forwards verdinegros ayer fue fundamental, ya que a partir de su labor comenzó a gestarse la victoria. Bajo la batuta de Facundo Sacovechi (la figura de ayer) el pack verdinegro fue sometiendo a su rival utilizando como arma preferida el maul. Desde esa formación no sólo ganó muchos metros, sino que además logró romper la paridad (el primer try de la tarde llegó por esa vía). No menos determinante fue la prolija tarea de los medios para lanzar el equipo en los momentos justos. Siguiendo fielmente su libreto, el dueño de casa comenzó a hacerse cada vez más fuerte.

Más allá de que todo el primer tiempo jugó con viento en contra fue el equipo del Fantasma el que dispuso de más y mejores chances para facturar y no las desaprovechó. Los tries de Ignacio Cej, Rodrigo Santiago, Jeremías Del Mastro y Juan Prieto, más la puntería de Santiago Araujo, redondearon un parcial de 26-7 que no sólo ponía justicia en el marcador sino que establecía las diferencias existentes entre unos y otros.

Estudiantes intentó jugar, pero salvo en el try de Falco muy pocas veces pudo superar a la sólida defensa verdinegra. Dada así las cosas, el triunfo parecía encaminado.

Sin embargo, pareciera que en Duendes si no se sufre un poco la victoria no es completa. En el complemento la cosa fue distinta. La gran cantidad de cambios que hizo Duendes resintió su andamiaje, lo que sumado a la lógica reacción de la visita que necesitaba achicar las distancias motivó a que el partido sea algo más parejo, con mucha lucha y desprolijo.

En ese contexto Estudiantes se acercó demasiado en el marcador (26-21), pero el ímpetu le duró hasta que Duendes dijo basta y volvió a tomar las riendas del asunto. Un penal de Santiago Araujo estiró la diferencia y el verdinegro pudo jugar con los nervios del rival. Sobre el final, el try de Julián Denhoff fue como la frutilla del postre y el que terminó de asegurar la victoria verdinegra que nunca corrió peligro.

Comentarios