Ovación
Viernes 17 de Marzo de 2017

Desafíos a la vista

Central y Newell's largaron mal, un llamado de atención para el presente y el futuro.

Central y Newell's largaron mal, un llamado de atención para el presente y el futuro. Tener bien a la vista un desafío determinado es clave para cualquier equipo. Ya sea pelear por estar arriba como para no caer allá abajo. El tema es no quedar en el medio en plena competencia porque confunde. Esto es lo que no debe pasarle a Central hoy, que aparece en un tiempo sin complicaciones. De pocas chances de llegar a la última fecha entre los 10 primeros para pelear, al menos, la clasificación a la Copa Sudamericana 2017. De riesgo nulo en cuanto al promedio del descenso, que será para cuatro equipos (subirán dos). Tampoco lo tiene para la siguiente temporada, en la que bajarán otros cuatro (ascenderán otros dos). Pero siempre hay que sumar, al pasado hay que tenerlo presente. ¿Y Newell's? Empezó mirando abajo y hoy sólo levanta la vista mostrándose protagonista, pero no puede descuidarse porque no le sobra demasiado. Los dos arrancaron con derrotas. Igual, tienen con qué levantarse rápido.

   El juego es en dos tablas. La linda, con puntos y clasificaciones a copas, con el título de campeón como premio supremo. En esa está la Lepra, hoy tercero (28 unidades) y con 27 equipos abajo, como dijo su DT Osella. El canalla la ve de abajo (15 unidades), con sólo cuatro rivales debajo e inalcanzables 19 puntos del líder Boca. Con el desafío de clasificar a la Libertadores 2018 (los primeros cuatro, tal vez el quinto), lo que hoy estaría consiguiendo Newell's, aunque faltan 15 fechas. Misión casi inalcanzable para los auriazules. También está la opción de hacerlo como campeón de la Copa Argentina, que tampoco es fácil. La otra chance es la Sudamericana (hasta el 9º, quizás el 10º) y Central está a 7 puntos, no tan lejos, pero con quince rivales en el medio. Y los rojinegros, hasta ahora adentro, con 6 unidades de plafón.

   Claro, si los resultados no aparecen todo se desvanece. Por eso, a prestar atención.

   Y aquella otra tabla, la de los promedios, hoy no asusta a los rosarinos. Newell's la dejó atrás sacando 12 puntos más (4 partidos de diferencia) que los cuatro que hoy descenderían. Y respiró a futuro, que era (mejor dicho aún es) lo que pretendía su presidente Eduardo Bermúdez. Menos a Central, que está mucho más lejos. Tampoco preocupa a los canallas la siguiente temporada de otros cuatro descensos, como a los leprosos. La historia sería en la siguiente (2018/19), cuando el auriazul pierda los 59 puntos y el rojinegro los 40 del 2015. En ese aspecto, hoy están más parejos: los de Arroyito con 35 unidades del 2016/17 y los del Parque con 44. ¿Sus posibles adversarios? Vienen sumando entre 33 (Aldosivi y Sarmiento), 38 (Colón y Tigre) y 41 puntos (Vélez, River y Patronato), por ejemplo.

   No es una alarma, simplemente un toque de atención para que los hinchas y protagonistas recuerden dónde y cómo están parados Central y Newell's.

Comentarios