Ovación
Lunes 19 de Diciembre de 2016

De Alonso a Acosta, los dos 9

Tomás, que jugó el Mundial junior 2005, se refirió a Nicolás, quien lo terminó ayer

Tomás, que jugó el Mundial junior 2005, se refirió a Nicolás, quien lo terminó ayer

El único rosarino que tuvo el plantel de Los Leoncitos que disputó este Mundial de India se llama Nicolás Acosta. Y sobre el día en que le tiraron la camiseta 9, hace ya varios meses, le contó a Ovación: "¡Creí que me darían otro número, no sé, el 11 o el 17, pero no el 9! Una presión... Encima era la que usaba Tomy Alonso cuando jugaba en la selección". La referencia es constante. Si hay alguien con presencia fuerte en la carrera de Nico (y en su vida en realidad), es Tomy Alonso, el interminable goleador de Jockey que formó parte de aquella gesta histórica del seleccionado junior, el único título mundial que tienen los caballeros de Argentina: fue en 2005, en Holanda. Acosta lo valora a cada paso.

Ahora, con Nico en otras latitudes, con el sueño mundialista ya consumado, la voz es del otro 9, Tomy Alonso, suena de las más orgullosas por la presencia del Tero en India: "Por supuesto que hablamos mucho antes de que se vaya, pero también fuimos hablando estos días. Fue un torneo bastante cambiante, pero lindo. Perder contra el subcampeón (Bélgica) habla de que estuvo muy bien. Lo raro fue que el primer partido del grupo era el "ganable", no lo hicieron (empate con Austria) y se les complicó la clasificación a cuartos, porque empezaron a depender también de otros resultados. Le dije a Nico que se despreocupe, que se iba a dar y que se armaba otro torneo".

Fue así: después del empate con Austria vino otro empate, pero que no estaba en los planes. Tal vez los papeles apuntaban perder puntos contra Australia (y fue 1-2). Sin embargo, Argentina goleó a Corea y capitalizó la goleada australiana sobre Austria en la última fecha de la fase de grupos y avanzó de ronda. Luego vinieron Bélgica, la caída en los penales, los triunfos sobre Inglaterra y España y este 5º puesto.

Tomás Alonso, que sabe lo que es vivir un Mundial, le dio detalles a Ovación de lo que podría significarle esta experiencia a Nicolás Acosta: "Es inolvidable, no sólo por estar viviendo esos días tan intensos, sino porque se ponen en esa balanza los años del proceso, muy duros, que se coronan con cosas nuevas cosas. Según Nico disfrutaron mucho de este torneo y eso es lo más importante".

Sobre las cualidades de Nico, de quien fue entrenador, de quien es compañero de equipo pero fundamentalmente amigo, comentó: "Es un pibe muy humilde con un corazón enorme. Las personas humildes son así y con una fuerza de voluntad que cuando lo ves llegar se te pone la piel de gallina (se refiere también a que durante su adolescencia Nicolás superó un tema muy delicado de salud). Como jugador es brillante". Sin embargo, más allá de las loas, Tomás le tiró algo de responsabilidad a su "pollo": "Ya tiene un Mundial en el hombro, ya es un hombre y lo tiene que demostrar. Esos son los pisos altos que no se pueden bajar".

Alonso está convencido de que, si bien es muy difícil tras estos procesos ganarse un lugar en la selección mayor, el Tero tiene todo para hacerlo: "En el hockey de hoy la técnica individual es fundamental y él la tiene. En realidad tiene todas las condiciones. Es un prototipo de selección".

Comentarios