Ovación
Miércoles 09 de Agosto de 2017

Crónicas, fotos y videos en el taller

El taller que brindó Salcedo Ramos a 25 comunicadores en Rosario duró tres jornadas durante un fin de semana. Crónicas, historias, imágenes, videos y segmentos de películas se compartieron y pusieron en debate. Varios de esos materiales hicieron alusión al mundo deportivo y acá van fragmentos de tres buenos ejemplos para todo aquel al que le gusten el deporte y las historias bien contadas.

El periodista colombiano contó cómo a partir del deporte el escritor norteamericano Paul Auster —actualmente de 70 años— se comenzó a construir como escritor cuando apenas tenía 8, una anécdota que el propio autor contó en su libro "Cuaderno Rojo". Una noche, cuando era un niñito, Auster acompañó a su padre por primera vez a un estadio de béisbol, deporte del que se hizo fanático y fue tema omnipresente en su obra. Lo cierto es que esa vez al ir a ver a New York Giants se encontró cara a cara con Willie Mays (apodado The Say Hey Kid y miembro del Salón de la Fama desde 1979). El nene le pidió un autógrafo y el jugador accedió, pero ni el pequeño Auster ni su padre ni su madre ni esos adultos que lo rodeaban tenían un lápiz para que Mays le firmara. "Lo siento, nene, si no tienes lápiz no puedo firmarte un autógrafo", fueron las palabras con las que recordó el episodio Auster una vez de paso por Buenos Aires. Dijo también que se sintió "humillado" y que desde esa vez y hasta hoy siempre lleva uno (o cuatro) en el bolsillo, porque el sólo hecho de tener un lápiz allí le abre la chance de usarlo.

Otro texto que rescató Salcedo Ramos se llama "Maradona" y fue escrito por Eduardo Galeano en su libro "Fútbol a sol y a sombra". El cronista colombiano dijo que el comienzo del texto de Galeano, en referencia al episodio que vivió el capitán del seleccionado argentino en el Mundial de 1994 cuando el doping le dio positivo, fue "sintético y contundente".

"Jugó, venció, meó y perdió. El análisis delató efedrina y Maradona acabó de mala manera su Mundial del 94. La efedrina, que no se considera droga estimulante en el deporte profesional de los Estados Unidos y de muchos otros países, está prohibida en las competencias internacionales", se lee en el primer párrafo.

En el mismo libro de Galeano figura un solo texto de Osvaldo Soriano, quien recorre junto a José Sanfilippo el predio donde estaba el estadio de San Lorenzo, reviviendo un mítico gol del crack azulgrana, entre las góndolas y cajas registradoras del supermercado Carrefour. "De pronto, mientras nos acercamos a las cajas, Sanfilippo abre los brazos y me dice: «Pensar que acá se la clavé de sobrepique a Roma, en aquel partido contra Boca»".

Y entre las crónicas de puño y letra de Salcedo Ramos hay algunas de las deportivas compiladas en su libro "La eterna parranda", que también se publican en la web y que merecen ser leídas. La del Chato, "El árbitro que echó a Pelé"; la del equipo de travestis retratado en "El fútbol de Las Regias", y "El último gol de Darío Silva", son sólo algunas.

Comentarios