Ovación
Lunes 02 de Octubre de 2017

Con un Barsa sin gente y un Real embanderado

El referéndum mostró caras opuestas en el Camp Nou y el Bernabeu.

El polémico referéndum con fines independentistas que enfrenta a Cataluña con España configuró ayer una jornada bastante nefasta, que incluyó represión en las calles y también ecos y manifestaciones en el ambiente futbolístico. El foco indefectiblemente estuvo puesto en lo que sucedió en los estadios que tuvieron a Barcelona y Real Madrid como protagonistas. Rivales clásicos y exactamente opuestos ideológicamente, cada uno jugando su partido. Literal y metafóricamente.

El Barsa jugó en un Camp Nou irreconocible, a puertas cerradas en señal de protesta por lo que estaba ocurriendo en los centros de votación y en las calles, con la policía reprimiendo a los manifestantes. Además sus jugadores, entre ellos el rosarino Lionel Messi (marcó dos goles), hicieron el calentamiento previo con la camiseta que lleva los colores de Cataluña. Su rival, Las Palmas, apareció con una casaca que llevaba la bandera española y la fecha del referéndum. Ganó el local 3 a 1 (sigue líder). Más trascendental aún fueron las declaraciones de Gerard Piqué en su encuentro con la prensa, emocionado hasta las lágrimas, refiriéndose a la democracia, a los años de franquismo en los que se impedía votar y al uso del gobierno de Mariano Rajoy de los medios como herramienta de poder para "mentir". Además puso a disposición su alejamiento de la selección española: "De verdad creo que puedo ir con la selección porque estoy convencido de que hay miles de personas que están en total desacuerdo con lo que ha pasado. También digo que si el míster o algún directivo de la federación cree soy un problema o molesto no tengo ningún problema en dar un paso al lado y dejar la selección antes de 2018. No se es más patriota por jugar en la selección".

En el partido de Real Madrid con el Español (2 a 0 el local), las imágenes fueron totalmente opuestas: los hinchas poblaron las tribunas de banderas y cartulinas con los colores de la bandera de España, en plena oposición al referéndum. Aparentemente fueron entregadas en las inmediaciones del estadio Bernabeu.

Comentarios