Ovación
Lunes 28 de Agosto de 2017

Con sello austero

El resumen más perfecto de lo que comenzará a transitar hoy Newell's en la Superliga lo dio el propio Eduardo Bermúdez.

El resumen más perfecto de lo que comenzará a transitar hoy Newell's en la Superliga lo dio el propio Eduardo Bermúdez. El presidente del club encastró piezas por piezas y radiografió la situación con precisión de cirujano: "Nos pusimos de pie", le confió a Ovación la semana pasada apenas acordó saldar con Agremiados la deuda que hacía tiempo aguijoneaba a la institución. Se puede traspolar esa declaración de Bermúdez para encadenar lo futbolístico. Porque Newell's arrancará literalmente de cero. No quedó casi nada de lo redituable del ciclo de Diego Osella. Ni el técnico se salvó de la barrida que pasó el presidente. Por eso el que comenzará con esta suerte de refundación rojinegra es Juan Manuel Llop. Un entrenador de los que el recordado profe Castelli llamaría con toda la razón del mundo "un verdadero castalepra". Pero ni esa aureola lo salvará al Chocho de estar bajo observación. No porque el hincha no confíe en su capacidad para reconvertir a un equipo que ya no tendrá el sello de pertenencia que supieron ponerle Maxi Rodríguez, Mauro Formica y Nacho Scocco. Realmente el trío fue el factótum de la muy buena campaña que cumplió Newell's en el torneo pasado. Ahora Llop deberá ingeniárselas para estamparle su sello de identificación a una formación más pretoriana. Que se sospecha que no tendrá el brillo del anterior, pero que fue parida con el embrión de la austeridad. Así llegaron Bruno Bianchi, Guevgeozian, el portugués Leal, Brian Sarmiento, Nery Leyes y otros jugadores que tendrán la complicada misión de formatear un Newell's competitivo. Esta tarde contra Unión habrá una primera aproximación para lograrlo.

Comentarios