Ovación
Sábado 20 de Mayo de 2017

Con los tres mosqueteros

Osella apostó por el tridente de calidad que tiene en ofensiva. Para no sufrir, Newell's deberá manejar la pelota. El DT apuesta a un "partido largo" y que Boca se desespere

Diego Osella sabe que está ante un partido decisivo. Determinante. Chivísimo. Que, al igual que el clásico, estuvo mirando en el fixture desde que se reanudó el torneo en este semestre. La Lepra siempre corrió a Boca desde atrás y hoy tiene la chance de tenerlo frente a frente. Cara a cara. Por eso tiene la gran oportunidad de recortarle puntos de manera directa, sin intermediarios, y ponerse a una unidad de la cima de posiciones. Lo que significaría un espaldarazo anímico enorme para afrontar la recta final. Pero la misión no sencilla y para salir bien parado de la Bombonera deberá recobrar la solidez que perdió en las últimas dos presentaciones (Independiente y Central). Claro que esta tarde la historia es otra y Newell's buscará escribirla con una soberbia actuación y victoria trascendental.

En la semana Osella apeló a su habitual autocrítica y manifestó: "Durante 22 fechas fuimos un equipo sólido, a veces vistoso, otras no, y teníamos claro que por la cantidad de puntos se venía trabajando de buena manera. Esta es la primera vez en el año que perdemos dos partidos seguidos. Eso hace repensar muchas cosas y posiblemente modifiquemos nombres y sistemas". Y el DT pasó del dicho al hecho con tres modificaciones (ver página 4). Y mantuvo a los 3 mosqueteros arriba.

La línea de cuatro tendrá la novedad de Germán Voboril en la izquierda. En el mediocampo jugarán Elías, Sills y Mansilla, con Mauro Formica delante de ellos haciendo las veces de armador. Igual lo más probable es que el Gato tenga un duelo aparte con Fernando Gago, el volante central de gran manejo de los xeneizes.

Para el DT lo ideal es que sea un "partido largo" para que Boca sienta la presión de su propia gente.

Comentarios