Ovación
Domingo 21 de Mayo de 2017

Competitivo a pesar de la derrota

Osella cambió por el 4-4-2 y Newell's mejoró si bien perdió. Formica cumplió por derecha

Las derrotas en cadena ante Independiente y Central obligaron a Diego Osella a tomar medidas respecto del armado del equipo para lo que fue la visita de ayer a la Bombonera. Por ello el DT cambió el formato táctico, varió el 4-2-3-1 que ya era una marca registrada de su ciclo, por un clásico esquema 4-4-2. Para eso hizo retroceder sobre la derecha del mediocampo a Mauro Formica, que ayer tuvo un partido más que aceptable. Y con este nuevo dibujo, más allá de la derrota 1 a 0 ante los xeneizes, los rojinegros fueron un equipo competitivo y batallador desde el primer minuto hasta el final frente al líder del certamen.

   El Gato es armador por naturaleza y por eso hasta estuvo en duda para jugar el partido de ayer porque su fuerte no es arrancar recostado sobre un carril de la cancha. Pero Osella se decidió a ponerlo en la banda derecha y esa apuesta le salió bien. Porque el Gato y el pibe Franco Escobar, en especial en la primera etapa, le generaron más de un dolor de cabeza a los xeneizes por ese sector mediante algunas combinaciones interesantes que terminaron con centros picantes que cayeron en el área del arquero Rossi. Estos jugadores fueron dos de los puntos más altos de Newell's en la Bombonera.

   Desde lo estrictamente táctico este reacomodamiento de piezas que planteó Osella mejoró considerablemente el semblante leproso. Porque ante el rojo y los canallas, además de las derrotas, Newell's lució descompensado en varios pasajes con y sin pelota. Pero ayer Boca jamás lo pudo arrinconar contra su arco ni lo tuvo de rodillas para vapulearlo. Es más, el rojinegro estuvo en partido hasta el final, con un jugador menos y hasta acarició el empate en el epílogo con el pase de Maxi y el intento que no prosperó de Formica.

   En el mediocampo hay que decir que Elías estuvo suelto y participativo, pero Sills otra vez fracasó en la marca y en el pase punzante de salida. Tal vez por ello Osella lo suplantó en el entretiempo por Isnaldo. Y Jacobo Mansilla, sin gravitar por izquierda en la etapa inicial, luego se afianzó en el complemento cuando se cerró, pero tiró todo por la borda en la dura entrada a Pablo Pérez que derivó en la roja.

   Arriba Maxi estuvo más participativo y Nacho intentó, pero le faltó acertar la puntada final. En líneas generales Newell's no quedó expuesto desde lo táctico ante los xeneizes, claro que el giro de Benedetto ante la marca fallida de Domínguez fue una acción puntual a la que Boca le sacó petróleo para quedarse con los tres puntos.

   Newell's no jugó un gran partido ni mucho menos. Y la derrota también pudo ser empate. Pero a diferencia de las dos caídas anteriores esta vez el rival no lo superó con absoluta claridad. Y el adversario además fue el líder del torneo.

Escobar aprobó

Franco Escobar merece ser destacado. El juvenil leproso saltó al equipo de urgencia y cumplió con creces. Fue su tercer partido en el año, borrando en los dos últimos la pobre imagen que había dejado en su primera participación en 2017, en la caída ante Defensa y Justicia.

   A Escobar le tocó ingresar el pasado fin de semana ante Central (1-3) en el clásico y fue uno de los jugadores leprosos que cumplieron en la tarde del Coloso (1-3).

   En ese cotejo Escobar se jugó la vida para trabar en ataque y lanzó el centro de lo que fue el descuento de Mauro Formica (1-2). Y ayer el juvenil defensor volvió a ser uno de los puntos más altos de los rojinegros. No tuvo inconvenientes en la marca y además siempre se mostró como salida.

   La realidad es que le tocó ingresar por el esguince de rodilla de José San Román y aprovechó la oportunidad. Más allá de algún error que pueda cometer, deja todo en la cancha en el retroceso y siempre se hace cargo de la pelota para pedirla en ataque.

Comentarios