Ovación
Martes 23 de Mayo de 2017

¿Coloso y Gigante, vacíos?, Central y Newell's jugarían un partido a puertas cerradas

El Ministerio de Seguridad de la Nación pidió sanciones. Aunque se especula con un partido a puertas cerradas para ambos.

Newell's y Central recibirán sanciones y todo indica que la misma sería jugar un partido a puertas cerradas. De ratificarse, el castigo no dolería tanto a las instituciones. Todo esto es como consecuencia de lo sucedido hace más de una semana en el Coloso, en el banderazo y después en el clásico, y lo que ocurrió el domingo en el Gigante. Los episodios fueron tildados como "incitación a la violencia" y ayer desde el Ministerio de Seguridad de la Nación se solicitó "las más severas sanciones", aunque se especula no serían tan duras. Precisamente el escrito presentado al presidente del tribunal de disciplina de la AFA, Fernando Mitjans, será acompañado por otro que elaborará la cartera de Seguridad de la provincia de Santa Fe.

   Hace un largo tiempo que se busca erradicar la violencia de las canchas, en este caso en las de Newell's y Central. Y despejar cualquier episodio que dé nacimiento a alguna reacción de conflicto. En el Parque se calmaron, al menos hasta el momento, las disputas entre barras, pero en la previa al clásico la presencia de ataúdes y banderas ofensivas despertaron la ira de los encargados de la seguridad. ¿Cómo los ingresaron? De acuerdo a las investigaciones que realizaron hubo complicidad dirigencial, aunque tampoco se descarta alguna connivencia policial.

   Exactamente lo mismo pasó días más tarde, precisamente el domingo por la noche en Arroyito. El recibimiento del equipo con pirotecnia, que está prohibida y se encuentra englobado en el reglamento de transgresiones y penas de la AFA, como los muñecos que algunos hinchas arrojaron al campo de juego también se desarrolló seguramente con el visto bueno de algunos directivos. "Nadie puede ingresar el día del partido tamaña cantidad de explosivos ni los muñecos. Se aplicó también la Tribuna Segura el día del encuentro", contaron algunas voces consultadas por Ovación. Entonces, todo esto estaba dentro del estadio y preparado para desatar todo lo que pasó como si nada.

   Tanto de un lado como del otro pueden utilizar la palabra "folclore", algo que no encaja ni puede aplicarse en tiempos tan violentos y de escasa aceptación de un mal resultado deportivo. Entonces, cualquier provocación despierta el fastidio de los hinchas más radicales. Sí, los gestos de los jugadores también deben ser notificados, tanto de un equipo como de otro. Porque en las dos canchas se han producido en un contexto que en el fútbol quizás podría ser entendido. Pero en esta realidad que se vive no lo es.

   Por esto es que el director nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, Guillermo Madero, envió sendas notas dirigidas al presidente del tribunal de disciplina (ver aparte) con el fin de exigir que sean sancionados Newell's y Central por los episodios. Ahora depende del tribunal, que una vez que reciba los descargos correspondientes de las dos entidades tomará una resolución. En el caso de la Lepra le correspondería quita de puntos, aunque los directivos pugnan por una multa económica y/o suspensión de la cancha porque en este caso hubo "violencia por agredir a un juez de línea". Y a los canallas les correspondería suspensión del estadio por "incitación a la violencia".

   De todas maneras, teniendo en cuenta las tratativas y el descargo que realizará Newell's, las distintas fuentes consultadas indicaron que la sanción más liviana sería que los rojinegros jueguen un partido a puertas cerradas. Y a los canallas les podrían aplicar la misma sanción. Habrá que esperar.

Hinchas sancionados

Las dos personas simpatizantes de Newell's que quisieron ingresar al Coloso con "chuzas" (dos partes de una tijera) el día del clásico no podrán entrar a una cancha por un período de tres años, mientras que los once individuos que apedrearon un colectivo donde iban hinchas rojinegros recibieron una suspensión para concurrir a una cancha por tres años.

   De acuerdo con las distintas fuentes consultadas por Ovación, "hay una determinación de aplicar el derecho de admisión con todas aquellas personas que generen violencia para de esa manera continuar con la tarea de erradicar a los violentos de las canchas". Es por eso que los dos leprosos que pretendieron entrar al estadio el día del derby con las partes de una tijera se les aplicó el castigo de tres años sin poder concurrir a uno.

   En tanto, once de los catorce muchachos (tres eran menores de edad) que apedrearon un colectivo en el que circulaban hinchas de Newell's y que regresaban del banderazo el jueves 11 del corriente, cuando pasaba por la cancha de Rosario Central, fueron sancionados con un año sin poder concurrir a una cancha.

   Cabe recordar que en ese episodio resultó herida en la cara una mujer que ocupaba un ómnibus de la línea 153.

Identificados

Hay hinchas identificados que ingresaron con ataúdes en el banderazo. Según trascendió, en los próximos días habría novedades.

Comentarios