Ovación
Jueves 14 de Septiembre de 2017

Chispazos 2030

Uruguay no está contento con la inclusión de Paraguay para organizar el Mundial delcentenario de la primera Copa del Mundo. No mandó representante a las reuniones del martes.

"El 25 ó 26 de este mes, primera reunión de trabajo en Conmebol de los 3 países y 4 de octubre acá en Buenos Aires todos los presidentes con el de la Fifa".
   La información tipo telegrama llegó el martes apenas terminada la reunión en Casa de Gobierno y después se hizo oficial a partir de los partes de prensa. El tema en cuestión, como detalló Ovación en su edición de ayer, es obviamente la postulación tripartita (Argentina, Uruguay y Paraguay) para organizar el Mundial 2030, justamente cuando se cumplirán 100 años de la primera Copa del Mundo en la que Uruguay le ganó la final a Argentina por 4 a 2.
   Tras el almuerzo del presidente Mauricio Macri con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, representantes del gobierno nacional, de Paraguay, de la AFA y de la Conmebol proyectaron los próximos pasos a seguir. Y en ese punto el día más importante se considera el 4 de octubre. Ese miércoles, el presidente de la Fifa, Gianni (Giovanni Vincenzo) Infantino, visitará Buenos Aires y estará presente en el lanzamiento de la candidatura para organizar el Mundial de 2030 entre Argentina, Uruguay y Paraguay.
   El martes llamó la atención, aunque a algunos no tanto, la ausencia en Casa de Gobierno de representantes de Uruguay. Porque, entre otras cosas, no fue una reunión menor. Estuvieron presentes las máximas autoridades de gobierno de Argentina, Paraguay, la AFA, la Asociación Paraguaya (APF) y la Conmebol.
   "Desde hace un tiempo que está cerrado esto de Argentina, Uruguay y Paraguay. Los uruguayos se pusieron molestos, pero ellos saben claramente que el que lleva todo el peso de la postulación es Argentina. Y Argentina negoció con (Alejandro, presidente de la Conmebol) Domínguez la inclusión de Paraguay, entonces quedaron medio molestos. El 4/10 viene Infantino y se hace público al mundo", confió con énfasis por whatsapp un experimentado dirigente del fútbol argentino que estuvo muy cerca de los participantes de la reunión.
   De lo que no se habla, ni el interlocutor ni oficialmente, es del chisporroteo con Uruguay, que no ve con buenos ojos la inclusión de Paraguay en la organización y sí le habría hecho un guiño a Chile, que también está interesado. No obstante, la chance chilena parece echada. El país trasandino organizó el Mundial de 1962 que fue ganado por Brasil.
   En Uruguay, lisa y llanamente hablan de una movida Macri-Cartes-Domínguez para incluir a Paraguay en el proyecto. Horacio Cartes es el presidente de Paraguay.
   Fernando Cáceres, secretario general del Deporte de Uruguay, le confió al portal argentino Doble Amarilla que "no se ha oficializado ninguna propuesta por parte del gobierno de Paraguay hasta el momento ni se han entablado contactos sobre este tema en ningún caso. Hablo en representación de los gobiernos, tampoco se ha planteado, como dije, en los ámbitos formales que se dieron Argentina y Uruguay para trabajar este tema. Habría que consultar a las asociaciones si hubo contacto entre las asociaciones deportivas".
   Sorprende Cáceres. Sobre todo porque estas declaraciones son del fin de semana pasado, apenas un puñado de días antes de la reunión hiperoficial que se llevó a cabo el martes en Buenos Aires.
   "Recibimos con sorpresa y con disgusto la postulación de hecho que parece haber ocurrido a través de los medios de comunicación y no en los ámbitos correspondientes. Argentina y Uruguay, la región en general, no tienen el poderío económico que pueden ofrecer otros postulantes a ser sede del Mundial de 2030, por lo tanto deben cuidar el capital genuino que poseen. Hay que construir a partir de la confiabilidad, de la seguridad, de la convicción, de la seriedad de una candidatura sólida. Si no respetamos las formas atentamos contra las sustancias del planteo. El respeto a las formas, el respeto de la institucionalidad que se ha creado es básico, por lo tanto nadie descarta la incorporación en algún momento de otros países en virtud de las exigencias y requerimientos muy rigurosos que establece la Fifa para torneos de esta naturaleza, pero todo debe procesarse en línea con las instancias que Argentina y Uruguay se han dado como titulares de este proceso", le dijo Cáceres a Doble Amarilla.
   El diagnóstico del político uruguayo es correcto. No va a ser sencillo ganar la pulseada. Argentina y Uruguay no tienen mucho más que su riquísima historia futbolera para ofrecer. De hecho es el clásico más antiguo de la humanidad. Cualquier país con una buena reserva para hacer una inversión les ganaría la plaza. Qatar 2022 es un claro ejemplo.
   En medio de la brecha que parece abrirse entre Argentina y Uruguay, Cáceres reconoció que Chile puso el grito en el cielo cuando se supo la integración, según Cáceres no oficial, de Paraguay.
   "Chile manifestó también de manera informal, pero en los ámbitos de diálogo bilateral que ha sostenido en estos años al menos con nuestro país, que estaba interesado en participar y nos consta que también a nivel de federaciones de fútbol ha realizado algún planteo. En virtud de no haberse formalizado oficialmente, nunca ingresó en la consideración de Argentina y Uruguay, pero reitero, por el momento Argentina y Uruguay son los titulares de la candidatura".
   Probablemente Cáceres tenga que bajar los decibeles porque sus consideraciones no son muy tenidas en cuenta o ya fueron descartadas. Quedó claramente expuesto el martes, cuando estuvieron reunidos por al menos una hora Mauricio Macri, Horacio Cartes, Alejandro Domínguez, Claudio Tapia, Daniel Angelici, Fernando de Andreis (secretario general de Presidencia), Fulvio Pompeo (secretario de Asuntos Estratégicos de Cancillería) y el secretario de Deportes argentino Carlos Mac Allister. Por la noche, en una cena que pagó Domínguez en el local de Puerto Madero de una afamada churrasquería brasileña, se sumaron más dirigentes del fútbol argentino.
   El 31 de agosto, Cartes anunció que Paraguay se sumaba al proyecto. Ese mismo día, Luis Suárez y Leo Messi posaron casi de apuro, y pareció que a regañadientes, con el 20 y el 30 en el estadio Centenario. Esta historia recién comienza.

Comentarios

Últimas Noticias