Ovación
Domingo 06 de Agosto de 2017

Chicos que buscan su lugar

En Central hoy no existen los "distintos" en las inferiores, pero sí juveniles con ilusiones de ser alternativa en la primera

El momento de Central tiene escenarios bien determinados. El que más importa es que se teje puertas adentro de la concentración de Arroyo Seco, donde Montero trabaja día a día intentando buscar la mejor versión del equipo. El otro, el que llevan adelante y al que le dan vida los pibes de la reserva y otros de la 4ª de AFA en esta Copa Santa Fe que despierta escaso interés. A algunos esta segunda historia les pasa por al lado. Para los chicos no es algo menor. Porque más allá del rodaje del que puedan sacar algún tipo de provecho hay una experiencia que se atesora y que les sirve como un gran componente en las carreras que están intentando forjar. Para los chicos de Leo Fernández lejos de ser un incordio se trata de una gran chance de mostrarse.

Creer que con estos resultados en Copa Santa Fe Central tiene asegurado el futuro es un error tan grosero como creer que por partidos como estos Montero pueda cambiar su política de formar un equipo exclusivamente con jugadores de experiencia y personalidad ya probadas. También se debe consignar que Central no mostró que cuenta con jugadores distintos, que estén pidiendo ya un lugar en el primer equipo. Se viene de una camada importante, en la que sobresalieron futbolistas como Lo Celso, Cervi, Montoya o Salazar. Lo que sí hay es una base pibes que no les esquivan a los desafíos. El relato corre también para Fernández, un técnico que se acomoda a la situación. Ovación elaboró ayer un informe de lo que es el ciclo de Montero, a quien no le despierta demasiado interés girar la cabeza y mirar de reojo los valores que pueden venir asomando. Y no se trata de presentar esto como una crítica, sí para exponer un pantallazo de una forma de trabajo con pautas claras y respetables como cualquier otra.

El hecho de afrontar esta competencia con un equipo juvenil es una arista más, algo que tendrá que ser conversado a futuro puertas adentro del club y con los organizadores de la copa. Mientras la cosa se desarrolle así, los pibes tendrán la posibilidad de jugar y hacerse ver.

A estos pibes les sirve. No en vano Ledesma pidió jugar ante Alianza Sport, cuando el elegido era Miño. Quizá ese caso sea el que se deba tomar como ejemplo en relación a otros, como lo pueden ser los de Protti, quien volvió de su préstamo de Talleres y pretende quedarse; de Alfani, sobre quien no hay demasiada confianza de parte de Montero; a Alarcón, quien demostró algunas cosas interesantes en los días en los que desde la dirigencia se buscaba incluso un defensor con el simple objetivo de completar el plantel. Y así muchos otros casos.

A nadie debe confundir esta doble victoria frente a Unión. Ya alguna vez el "vamos, vamos los pibes" encontró un final negro de la historia. No hay por qué pensar que la base del equipo de primera deba ser con jugadores del club. Tampoco que todos entren en el tacho del material descartable e imposible de reciclar.

Comentarios