Ovación
Sábado 26 de Agosto de 2017

Central, un equipo con nuevo sello

Con cuatro refuerzos en cancha, Central ahora sí inicia un ciclo con el plantel armado a pedido de Montero

Un nuevo equipo canalla sale a la cancha esta tarde en el Cementerio de los Elefantes. Tanto es así que cuatro de los seis refuerzos estarán desde el vamos frente a Colón. La última llegada de Fernando Tobio completó el combo que pedía Paolo Montero y, aunque tarde porque no estará disponible desde el vamos, lo cierto es que el uruguayo tiene todo lo que pidió y ahora será cuestión de traducirlo en resultados que vuelvan a encender la ilusión del hincha auriazul.

El chileno Alfonso Parot, los colorados volantes centrales Santiago Romero y Leonardo Gil y Fernando Zampedri arriba estrenarán la camiseta de Central para empezar a rendir dividendos de entrada. Marcelo Ortiz y Tobio esperarán su turno y cuando lo hagan, uno de ellos seguramente hará regresar a Mauricio Martínez a su posición natural en el medio. Aunque todo está por verse. Si el examen de hoy es fructífero después habrá que ver qué decisión toma Montero.

Pero por ahora el DT uruguayo optó por resguardarse en mitad de cancha para proteger a Martínez. al que no se lo vio seguro de zaguero. De lo contrario hubiera elegido a Colman en mitad de cancha, en cambio dispuso un medio más combativo con Gil y Romero. Mientras que el potencial ofensivo parece asegurado por las bandas con Camacho y Carrizo y la potencia probada del recuperado Marco Ruben, al que deberá acoplarse Zampedri, un 9 de los más buscados en el último mercado que se terminó quedando Central.

Así, se puede decir que este ciclo que hoy comienza rompe las ligazones que tenía con el anterior de Eduardo Coudet, con un plantel armado de acuerdo a los requerimientos de Paolo Montero. El uruguayo pudo imprimirle su sello en el semestre pasado pero ahora contará con jugadores pedidos por él y siempre basándose más en los experimentados que en los juveniles.

Los interminables meses sin la pelota dan paso a esta versión ultramercantilista del fútbol argentino, que por eso mismo repartirá los beneficios económicos para los más grandes, con un torneo más corto que nunca para una temporada. Central arranca como todos, de cero, y una gran expectativa que desde hoy empezará o no a ser saldada.

Con una buena expectativa y fe en Montero (Juan Fanara)

Históricamente Central siempre se armó para adelante. Los delanteros fueron primero atacantes y luego defensores, y los defensores los primeros atacantes. Sino basta recordar a Bauza, Carbonari, a los goles de Pascuttini, Killer o Rogel. Por eso no me parece que sea tan grave la falta de Pinola, que no le llega a la estatura del Patón, por ejemplo. El equililbrio y la inteligencia táctica eran de Musto y le corresponde reemplazarlo a Mauricio Martínez, del que en Union hablaron maravillas pero aún no explotó, y a Romero. En la historia los volantes centrales merecieron una estatua, como Cornaglia, Sperandío o Daniele. Exceptuando los equipos de Griguol, que siempre tuvieron un equilibrio, los grandes de Central fueron armados para atacar. Por eso me gusta la dinámica de Montero en mitad de cancha pero faltó un volante que pueda sustituir a Colman, que me parece es "el" jugador ahí. Y si Zampedri sintoniza con Ruben, Central va a encontrar el gol. Hay una gran expectativa en el trabajo del uruguayo y la gente confía en él.

Un torneo con las exigencias aumentadas (Claudio Giglioni)

Central comienza el torneo con las exigencias aumentadas, de ir por el máximo premio, contando nuevamente con una gran inversión de cerca de 8 millones de dólares. El contexto indica que se está en el inicio real del ciclo de Montero, más allá del torneo anterior, donde buscó sacar del pozo a un plantel armado para mucho más que la 22ª posición en que lo tomó. La gran pregunta es: ¿para que está? El equipo no tuvo amistosos con público, por lo tanto la incógnita se acrecienta. Si los delanteros están a la altura, puede ilusionarse. La duda es la defensa tras la traumática salida de Pinola. Con Tobio debe lograr un funcionamiento que esté a la altura de ese potencial ofensivo. Como dato negativo, la formación inicial carece de juveniles que permitan a futuro un equilibrio económico-deportivo como ocurrió con Cervi, Lo Celso y Montoya, que permitieron un salto de calidad, en la cancha y la tesorería. Este equipo de Montero llega con menos cartel que el último de Coudet, pero tranquilamente puede tener un mejor destino.

Comentarios