Central
Domingo 21 de Mayo de 2017

Central recibe a Racing en el Gigante, un marco para estampar otra buena imagen

Con el envión tras la victoria en el clásico, Central se muestra ante su gente frente Racing, un rival directo en la clasificación a la Copa

Un puñado de buenos resultados, en realidad unos cuantos, enmarcan lo que es hoy un retrato futbolístico que convence. Claro que hay resultados y resultados. El que viene es siempre el más importante, pero en esta ocasión la mirada por el espejo retrovisor tiene lo suyo. Puede transformarse en un elemento contraproducente si eso le cede terreno a la relajación. Pero puede fortalecer ánimos y potenciar virtudes si se realiza en su justa medida. Hay una referencia tan clara como ineludible en esta historia. De lo que se habla es del gran triunfo en el clásico del pasado domingo contra Newell's. A partir de ahí es desde donde Rosario Central intentará esta noche frente a Racing, ensanchar su espalda con único fin: no apartarse de la senda ganadora para acentuar esa escalada que hasta aquí llevó el equipo raudamente a los puestos de Copa Sudamericana. Así lo vivirá seguramente un Gigante que se prepara para despacharse con una catarata de gestos de agradecimiento, pero sabiendo además que cuando la pelota comience a rodar esa pleitesía se convertirá en exigencia.

   No es poco desde dónde se viene. El tema pasa por saber aprovecharlo. No hay nadie que pueda poner en duda esa idea que Central, pero más específicamente el plantel canalla, le pondrá hoy fin a una semana ideal, de las mejores que pudo haber transitado en lo que va del año. Y desde ese resultado en el Coloso, el conjunto canalla debe apoyarse para tomar envión y continuar su arremetida.

   A muchos quizás les haya costado hablar de Racing. La mayoría lo hará recién hoy, cuando Penel ponga en marcha el partido. Ni cuerpo técnico ni jugadores deben haber escapado a esos trazos emotivos, pero para ellos la obligación es otra. El rápido despojo de esas sensaciones colaborarán para que la parada de esta noche presente la menor cantidad de contratiempos posibles.

   Los datos entregados por Ovación hace algunos días sobre las enormes dificultades que tiene Central en los partidos posteriores a una victoria en un clásico son elocuentes. Y contra eso también debe luchar Central. Pero no por el simple hecho de aportar un elemento positivo en medio de una racha claramente adversa, sino porque es el contexto el que amerita dar un paso en firme.

   La arremetida desde que se reinició el torneo fue tan pronunciada que de golpe y porrazo el equipo se encontró demasiado cerca de la Sudamericana. Y al poco tiempo ya metió un pie y algunos días después el otro. A esta estadía es a la que tiene que darle vida el equipo de Montero. Es más, hasta aparecieron ya especulaciones sobre qué tan lejos se está de la Copa Libertadores. No es del todo erróneo el razonamiento, pero por el momento suena un tanto desmesurado. "Nuestro objetivo hoy es la Sudamericana", remarcó Paolo Montero durante la semana.

   Sea lo que sea a lo que se aspire, el contexto jugará hoy "su" partido. Porque intentar tomar el encuentro de Racing y aislarlo por completo del contenido emotivo que envolvió la previa es no entender de qué se trata la cosa, por más que Montero haya dicho que "ganar un clásico es un orgullo para la ciudad. ¿Pero qué lograste? ¿Te dieron algún premio?", también agregó. Aquella victoria ante Newell's lo es todo. O, al menos, una parte. Las sensaciones de goce en la previa, los gestos de agradecimientos en el primer contacto jugadores-hinchas, el recuerdo de lo ocurrido en el Coloso. Todo eso se mezclará en lo que será una noche que pinta para emociones fuertes en el Gigante. En la que el equipo deberá abstraerse en el momento indicado para demostrar y demostrarse a sí mismo que el torneo no se terminó en el clásico.

Comentarios