Clásico rosarino
Domingo 14 de Mayo de 2017

Central, fútbol y contundencia

El Canalla venció claramente a Newell's por 3-1 con una gran actuación y con goles de Federico Carrizo, Marco Ruben y Germán Herrera. Mauro Formica había anotado el descuento para la Lepra. Leguizamón vio la roja en Central

Central lo ganó con autoridad. Se llevó el clásico con buen fútbol, con oportunismo y aprovechando el bajón anímico y futbolístico de un Newell's que pareció desinflarse con aquel gol tempranero de Carrizo y que dejó pasar una monumental oportunidad de seguir prendido bien arriba para seguir peleando bien arriba.

Arrancó como un clásico típico. Mucha marca, mucha presión, alguna piernita de más, todos poniendo. Sorprendió la lepra en apenas 50 segundos cuando un desborde de Formica terminó con el Ruso Rodríguez rechazando y en su entrada por el segundo palo Amoroso no lo pudo definir.

Newell's era más, apretaba bien arriba, ahogaba en el medio, tenía más reacción que un Central que no lograba tener la pelota y apelaba a los pelotazos al vacío para que Ruben o Teo la pescara.

Pero a los 9', Quignon quiso salir jugando, recuperó Colma, la pelota fue para Teo, pasó por el taco de Camacho para que el Pachi desairara a un defensor y definiera de zurda junto al palo izquierdo de Pocrnjic, que nada pudo hacer para evitar el 1 a 0.

Embed

Después del gol, Central se acomodó mejor, comenzó a generar juego asociado y a cobrar más protagonismo Teo Gutiérez, Camacho y Carrizo para empezar a complicar al fondo leproso.

Newell's hacía lo suyo cuando podía encontrar huecos y ubicarlo a un Formica movedizo y encendido, o cuando Maxi conseguía dejar su marca y asociarse al juego.

El partido de los nervios se fue picando y cada falta se convirtió en una reunión de jugadores alrededor al árbitro reclamando todo.

Hasta que a los 30', cuando Newell's apostaba todo en ataque, a Colman lo descuidaron en un córner, recibió solo para sacar un centro milimétrico, Ruben le ganó a su marcador y el cabezazo se perdió en el fondo del arco para el 2 a 0 canalla.


Embed
Newell's no logró reaccionar, perdió eficacia y precisión con la pelota y sólo se posiconó en las cercanías de Rodríguez con mucha gente pero con pocas ideas. Central le manejó los tiempos y la pelota hasta el final de la etapa.

Y lejos de la esperada reacción, Newell's apareció como un equipo impreciso y descolorido, herido en lo más profundo de su fútbol y sin juego asociado. No había conexión, no aparecía Formica, perdía sistemáticamente Sills en el medio, se apelaba a los pelotazos.
Central se dedicaba a tener y darle buen destino a la pelota a través de los pies de Teo Gutiérrez y de Carrizo y así fue arrimándose a los dominios de Pocrnjic aunque sin generar demasiado peligro.
Nada cambió hasta cerca del final. Central se dedicó a tener la pelota y Newell's penó con su falta de fútbol y profundidad.
Pero a los 43' el Gato Formica sacó un remate al medio del arco que descolocó al Ruso. pero en la réplica, el Chaqueño Herrera definió en un partido que se calentó sobremanera y que Beligoy terminó unos segundos antes por la agresión a uno de los jueces de línea.
Embed
Embed

Newell's dejó pasar una gran oportunidad de seguir prendido. Pero lo preocupante fue su falta de actitud para ir a buscarlo y su escasez de fútbol. Central fue la contracara. Lo poco que generó fue de calidad y lo terminó concretando. Fue práctico, ambicioso y certero. Demasiado para un Newell's al que le faltó estar a la altura de las circunstancias en el que debía mostrar otras credenciales.

Comentarios