Ovación
Sábado 23 de Mayo de 2009

Central fue arrasado por un Huracán que pasó por el Gigante y dejó su impronta

Central cayó frente al contundente y vistoso  juego de Huracán por 2 a 1 en el marco de la 15ª fecha del torneo Clausura. A pesar de la entrega en el segundo tiempo pese a jugar más de 80 minutos con un jugador menos tras la expulsión de Burdisso en la primera parte, los de Miguel Russo estuvieron mucho más lejos que el resultado que quedó impactado en el marcador. Cuando el conjunto de Angel Cappa se lo propuso hizo de las suyas aunque en el final terminó sufriendo. Ahora Central debe esperar que al menos no ganen Racing y San Martín, equipos que también pelean por la permanencia en primera divisisión. 

Central cayó frente al contundente y vistoso juego de Huracán por 2 a 1 en el marco de la 15ª fecha del torneo Clausura. A pesar de la entrega en el segundo tiempo pese a jugar más de 80 minutos con un jugador menos tras la expulsión de Burdisso en la primera parte, los de Miguel Russo estuvieron mucho más lejos que el resultado que quedó impactado en el marcador. Cuando el conjunto de Angel Cappa se lo propuso hizo de las suyas aunque en el final terminó sufriendo. Ahora Central debe esperar que al menos no ganen Racing y San Martín, equipos que también pelean por la permanencia en primera divisisión. 

Desde el arranque del partido quedó bien demostrado para qué está cada equipo en el torneo. Central, para sumar y escaparle a la promoción, y Huracán, para intentar alcanzar la punta y pugnar por el campeonato. El primero arrancó presionando a su rival y tratando de arrinconar a un rival, mientras que el segundo, fiel a su estilo, no se desesperó por el arranque del local, y de apoco se las ingenió para arruinar los planes de Central y pintarle la cara ni bien cometió el primer error.

Cuando el canalla pasaba por el mejor momento, un desajuste en el medio le dejó el gol servido al Globo. Equi González marró un pase, la pelota la recuperó el Maestrico González y luego, con la defensa mal parada, se la cedió en profundidad a Pastore, quien se encargó de definir a un palo y dejar sin chances a Broun.

Un minuto después de ese baldazo de agua helada, Central se quedó con un jugador menos tras la falta de Burdiso sobre Pastore. El joven y prometedor defensor pecó de inexperto y los nervios lo condenaron. Así Russo tuvo que rearmar al equipo, sabiendo que restaban por delante 80 minutos de juego.

Rápidamente ingresaron Braghieri y Valentini y salieron Lima y Danelón. Hubo que reconstruir a un conjunto golpeado, que en cuestión de 60 segundos pasó de estar con chances de colocarse en ventaja a perder por un ínfimo error.

Luego el partido se emparejó, y a pesar de que Huracán derrochó cuatro chances de gol muy claras para liquidarlo con remate en el travesaño de Pastore y tres oportunidades inmejorables de Medina debajo del arco, los de Arroyito intentaron jugar de igual a igual y salir adelante. El Kily volvió a colocarse el equipo al hombro y desde sus pies Central supo como avanzar, aunque fue más amor propio y entrega que ideas.

Con la ventaja a favor, Huracán aprovechó el complemento para tranquilizar el trámite del partido. Abrió la cancha, jugó a un toque y manejó la exigua diferencia a voluntad. Cuando deseó acelerar, el conjunto de Cappa puso el segundo en el marcador con una brillante jugada que comenzó los pies de el Maestrico, pasó por De Federico y la completó Pastore. Una verdadera marca registrada del fútbol que pretende su entrenador.

Con un jugador menos y dos goles abajo, Central intentó al menos que la diferencia en el marcador no sea mayor. También tuvo algunas jugadas en las que el Equi buscó a Vizcarra. No obstante, Méndez batalló en cada pelota que pasó por la mitad de la cancha y así Central se vio a los 32 minutos de la segunda parte con un penal a favor luego de una jugada personal de Franzoia. Al delantero lo bajó en el área Domínguez y el árbitro no dudó. Luego Méndez se encargó de descontar para el local y al menos acortó distancias.

Así, el partido ingresó en otra sintonía. Central fue en busca del empate de la mano de Ezequiel González y a base de entrega y amor propio mientras Huracán pareció relajarse luego del segundo gol y retrocedió para buscar una contra explosiva por las bandas, aunque sufría innecesariamente.

La diferencia entre un equipo y otro quedaron bien marcadas en el campo de juego. Uno pinta para campeón, el otro lucha para no jugar la promoción. Ahora el conjunto de Miguel Angel Russo deberá esperar otros resultados. Central sólo sumó un punto de nueve y la segunda derrota consecutiva.

La previa

Las obligaciones tocan la puerta. Llegó la hora señalada y Central comienza a jugarse la permanencia en primera división. Quedan cinco actos decisivos, tres en Arroyito y dos afuera. Un único objetivo, un tramo crítico y la promoción como mala consejera en una zona de máxima tensión. Por eso el choque de esta noche con Huracán en el Gigante será la primera prueba de valor para encarar bien parado la recta final. Será un examen atractivo, rodeado de riesgos y peligros, que puede servir para meterles presión a los rivales directos y sacarles una luz de ventaja. Una victoria frente a los quemeros sería oro en polvo para los canallas.

"Este partido puede ser la clave para dejar a Central en primera sin jugar la promoción", remarcó el Kily González en la previa de este encuentro. El capitán auriazul conoce en su justa medida el botín que está en disputa. Es mucho más que un contrapunto de estilos. Es que las necesidades de Central se darán de narices con la desfachatez de Huracán. En un mismo partido se mirarán las dos tablas. Habrá que ver si las urgencias canallas pueden torcerle el brazo al envión anímico de un rival cotizado.

Huracán es la sensación del torneo, un equipo que se elevó desde el espíritu lúdico de su creador, Angel Cappa, quien después de mucho bregar parece que por fin encontró un prototipo que brinda algo de sustento a su doctrina. Viene de cachetear a River de la mano de las pinceladas de Pastore, De Federico y Bolatti. Y conformará un duro escollo.

Russo trató de tocar lo menos posible su apuesta. Después de la caída ante Lanús, la primera desde que asumió, se remarcaron los errores que hay que corregir para no tropezar con la misma piedra. Ya no quedan lugares para las licencias. Los auriazules no tienen margen de error y están convencidos de que sólo sirve ganar.

Pablo Alvarez y Leonardo Borzani estuvieron con molestias físicas en los últimos días. Ambos no evolucionaron como esperaba el cuerpo técnico y serán reemplazado por Alexis Danelón y Jesús Méndez.

El resto seguirá todo igual ya que el Cachi Zelaya superó sus inconvenientes (ver aparte) y será de la partida en Arroyito.

Esta noche hay una cita con el destino. Será un reto complicado. Ante tantas especulaciones matemáticas, sólo el triunfo parece señalar el camino a la salvación. Central debe ganar para seguir mirando el futuro con la cabeza levantada. Debe honrar su lucha y demostrarse a sí mismo que el sueño es posible.

 

Rosario Central

 

 

Huracán

Jorge Broun; Alexis Danelón, Walter Ribonetto, Guillermo Burdisso, Pablo Lima; Iván Moreno y Fabianesi, Jesús Méndez, Ezequiel González, Cristian González; Emilio Zelaya y José Vizcarra.

 

 

Gastón Monzón; Carlos Araujo, Paolo Goltz, Eduardo Domínguez, Carlos Arano; Patricio Toranzo, Mario Bolatti, César González; Javier Pastore, Matías Defederico y Leonardo Medina.

DT: Miguel Angel Russo

 

 

DT: Angel Cappa

Arbitro: Gabriel Brazenas

Cancha: Gigante de Arroyito

Hora de inicio: 21.10

TV: TyC Sports



 

Comentarios