Central
Jueves 09 de Marzo de 2017

Central entró en la recta final de cara a la vuelta del fútbol oficial

Con Carrizo y Pinola otra vez entre los once y Martínez bien adelantado, el técnico Montero parece tener todo listo para el domingo

Con Carrizo y Pinola otra vez entre los once y Martínez bien adelantado, el técnico Montero parece tener todo listo para el domingo

Ahora sí es tiempo. Para todos los equipos del fútbol argentino, incluido Rosario Central. Con el levantamiento de la huelga por parte de Futbolistas Argentinos Agremiados, el canalla tendrá su debut en 2017 en lo que será el reinicio del torneo. Por eso Paolo Montero ya trabaja decididamente con la mente puesta en lo que será el partido del próximo domingo, en el Gigante, frente a Godoy Cruz. La práctica de fútbol de ayer ya estaba prevista, independientemente de lo que decidiera Agremiados en la reunión en el Ministerio de Trabajo, y la gran base del equipo para el domingo está. Sólo hay lugar para alguna que otra duda que pueda aparecer de aquí hasta el día del partido, pero de no mediar imprevistos el técnico uruguayo ya tiene los nombres y serían los mismos que los que había elegido hace una semana, cuando el equipo estuvo algunas horas concentrado, hasta que se ratificó que el fútbol no volvía. El ensayo de ayer en Arroyo Seco (55 minutos frente a la reserva y 2 a 1 para los titulares con goles de Ferrari y Ruben, Pereyra para el equipo de Leo Fernández) contó con la presencia de Federico Carrizo como volante por izquierda. Y con una particularidad: Mauricio Martínez jugando más en posición ofensiva que colaborando en la marca con Damián Musto. De a ratos estuvo más cerca de un 4-1-3-2 que del 4-4-2 clásico al que el técnico hizo referencia en más de un oportunidad. Mientras, lo de Javier Pinola en la zaga central a esta altura ya parece cosa juzgada.

Había una chance de cambio respecto a aquello con lo que había ensayado e incluso confirmado la semana pasada: la recuperación de Fernández. Era el único ingrediente que podía alterar el plan original. Pero Montero descartó que vaya a tener en cuenta al ex Godoy Cruz, a quien prefiere no arriesgar y que recién la próxima semana se sumará al grupo. Lo mismo corre para Colman.

¿Qué ocurre en medio de este panorama? Es prácticamente un hecho la participación de Carrizo, uno de los dos refuerzos que arribaron a Arroyito (el otro fue el paraguayo José Leguizamón) como volante por izquierda.

Aquí un dato importante: si hay un puesto que el Pachi conoce a la perfección es ese. Sus mejores partidos en Central y que le permitieron concretar la venta a Boca fueron justamente en esa posición.

Desde antes que el cordobés llegara a Central, Montero ya hablaba de que le veía condiciones para desempeñarse por el carril derecho del mediocampo. Incluso habló de que podía hacerlo por el centro con funciones distintas a lo que venía haciendo Gustavo Colman en los amistosos. Creía (seguramente cree) que actuando por el centro Carrizo es capaz de mostrar un mejor rendimiento bien adelantado.

Más allá de las especulaciones del caso, si al Pachi finalmente le toca ir por izquierda lo que seguramente no demostrará es desconocimiento de los movimientos que requiere esa función. Es más, jugando allí ya dejó sentado que se siente cómodo tirando la diagonal hacia el centro para que le quede el arco de frente.

Fue una práctica intensa, a buen ritmo, con el Chengue Morales como árbitro y Montero de a ratos afuera del campo de juego, pero en otros dentro del terreno, incluso hablando con su colaborador.

La práctica en sí dejó la sensación de que Martínez se moverá con vocación mayoritariamente ofensiva. En varias de las situaciones de gol que tuvo el equipo titular tuvo participación directa. Hasta llegó a recostarse sobre los costados, especialmente por el sector izquierdo.

Igualmente, la hora de la verdad para Central estará el domingo contra el Tomba. Y para ese compromiso Montero ya tiene prácticamente todo definido.

Comentarios