Central
Martes 25 de Abril de 2017

Central debuta con Cañuelas para sacarse una espina en la Copa

Central debuta con Cañuelas en Santa Fe sabiendo que tiene una espina con esta copa

La tesitura que atraviesa Central en el torneo largo es tan tranquilizadora que no lo ata ni condiciona a vivir de recuerdos. Por más ingrato que sea en el rubro Copa Argentina. Tampoco puede darse el lujo de seguir disfrutando de la reciente remontada ante Gimnasia. Mucho menos tirarse con los ojos al cielo como si ya hubiera conseguido el objetivo de barrer a Cañuelas de los 32avos. Antes deberá salir a la cancha de Unión y demostrar que pese a presentarse con un mix es superior al humilde y combativo representantivo de la Primera C. Luego sí podrá pensar en lo que vendrá en este certamen que le fue esquivo en las tres últimas ediciones.

Para el canalla no hay licencias. Para Montero, tampoco. La recompensa numérica y anímica obtenida ante el Lobo lo potenció de lo lindo para llegar a este desafío con otro semblante. Con otro peso. No obstante, el plantel parece tener bien en claro que el verdadero desafío no es llegar otra vez a la final. Si no ganarla de una vez.

Porque hasta el momento tiene el consuelo de haber arribado tres veces al hilo a la última cita. Pero siempre se quedó masticando impotencia. Claro que haber perdido con Huracán en San Juan en el 2014 no fue lo mismo que haber cedido ante Boca en Córdoba un año después. Ni hablar frente a River, cuando tuvo todo a favor. Pero el Chacho Coudet le pifió en el momento clave de la misma manera que los defensores canallas dentro de la cancha.

La historia de hoy es diferente. Renovó los votos de confianza. Tiene nuevo cuerpo técnico y apenas dos caras nuevas. Sin embargo, la misión es la misma. Ir fase a fase hasta llegar nuevamente al plato principal. Pero antes deberá despachar a Cañuelas, un equipo que milita con cierto protagonismo en la Primera C.

Es cierto que la lógica indica que el canalla no debería sufrir taquicardia para pasar a los 16avos. Cuenta con más jerarquía en sus líneas. Aunque a la vez tampoco deberá fiarse porque las estadísticas indican que más de un equipo del ascenso dio el batacazo ante uno de primera. No hace falta buscar en Capital Federal algún dato que certifique esta realidad porque Newell's ya lo padeció en varios momentos. Pero lo que más interesa en estos momentos es la vida de Central, no de su eterno rival.

Paolo Montero piensa incluir hoy en la cancha de Unión un conjunto mezclado. La postura del entrenador radica en que el grueso de los titulares jugaron el pasado sábado y algunos no dieron señales de plena recuperación. Por eso asomarán hoy varios juveniles que a la vez vienen pidiendo pista.

Por más que tenga todos los boletos a su favor, también es verdad que la clasificación todavía no está a resguardo. Antes debe entrar, jugar y demostrar que es más que el Tambero, que buscará hacer la heroica. Luego sí podrá seguir pensando en meterse de una vez sin sufrir en la Copa Sudamericana. También en la Copa Argentina. La misma que Central llegó a las tres últimas finales. Y las perdió de maneras diferentes además. Sin dudas, para el canalla es tiempo de escribir su nueva historia en esta copa con tinta de ilusión y esperanza como tiene todo el pueblo auriazul.

Comentarios