Central
Lunes 15 de Mayo de 2017

Carrizo, el guía de la victoria de Rosario Central

El Pachi se sentía confiado y en la cancha mostró desequilibrio, además de abrir el camino con su primer gol en un clásico.

Carrizo confió entre sus allegados que la noche anterior al clásico recibió un mensaje de un amigo preguntándole cómo estaba para el partido. Y la respuesta de Pachi fue: "Estoy bien, metido, papá". Horas más tarde eso que presentía lo expuso en el campo de juego. Jugó a la par de varios de sus compañeros, pero el desequilibrio que mostró en el primer tiempo más el gol que abrió el camino a la victoria lo elevaron al sitial de figura, lo que no es poco en un clásico.

Su retorno al club que lo formó fue con un sueño como sostén. Y ayer en el Coloso tuvo un premio, grande por cierto. Porque sobresalir en el partido que todos quieren jugar no es cosa de todos los días.

En la previa, con la baja de San Román y el ingreso de Escobar se intuía que por el lado del Pachi podía estar una de las llaves a partir de las cuales Central podía marcar la diferencia. El volante ofensivo obró en consecuencia. Posiblemente no haya entrado en juego como en partidos anteriores, pero lo jugó de la forma que creyó conveniente. Tal vez demasiado al límite en algunas jugadas en las que fue peligrosamente con los pies hacia adelante, pero sabiendo que cuando lo llamaran para hacer lo que mejor sabe no debía fallar.

Y no lo hizo en el minuto 9, cuando el taco de Camacho la filtró entre Escobar y el Negro Domínguez, en el instante previo de ese latigazo bajo, contra el palo izquierdo de Pocrnjic, en lo que fue su primer gol en un clásico (había sido titular en el Inicial 2013, en el 2-1 en el Gigante, y en el Final 2014, 1-0 en el Coloso, ambos con Miguel Angel Russo como entrenador). Después estuvo vivo en jugarla rápido en el córner para Colman, que terminó en el segundo.

En el segundo estuvo más aplacado porque Central ya no atacó tanto, pero su participación fue clave hasta que salió por haber sentido el desgaste físico. Uno de los refuerzos que llegó en el último libro de pases está pagando con creces. El de ayer fue su tercer gol tras el regreso y el primero en un clásico. Sí. El más importante.

Comentarios