Rosario Central
Miércoles 08 de Febrero de 2017

Carrizo corre con ventaja

Es el jugador por el que los dirigentes de Central pretenden agotar todas las instancias. Ayer se intensificaron las charlas con Boca.

Mientras haya una luz de esperanza se agotarán las instancias para que el segundo refuerzo sea Federico Carrizo. En ese punto coincidieron todas las fuentes consultadas sobre las charlas que hay con Boca, que a esta altura pueden tomarse tranquilamente ya como una negociación. Es que las conversaciones con la dirigencia xeneize se intensificaron y lo que se está tratando de hacer es llegar a un acuerdo para ver bajo qué figura el volante podría ser cedido nuevamente al Canalla. Y lo más importante, allegados a la negociación confiaron que el deseo del futbolista está y que en base a eso se está trabajando, amén, por supuesto, del visto bueno que dio el entrenador Paolo Montero. "Hay mucho optimismo y en algún momento la operación se va a terminar haciendo", le dijo a Ovación alguien desde Arroyito que sigue de cerca cada capítulo de esta historia.

Todas las voces consultadas indicaron que no se trata de una negociación sencilla, especialmente por las pretensiones que intenta poner Boca para desprenderse del jugador. Pero de la misma forma coincidieron en que existen muchos puntos que juegan a favor para que la operación llegue a buen puerto.

Sin ir más lejos, ayer hubo un intercambio de ideas durante un buen tiempo de parte de algunos de los integrante de la directiva canalla con alguien de peso del departamento fútbol de Boca con un único objetivo: ver de qué manera Carrizo podría vestir nuevamente la camiseta de Central.

El punto clave en esta historia es que Boca y Central tienen partes de los derechos económicos del volante. El xeneize cuenta con el 60 por ciento (fue lo que adquirió en junio de 2014 a cambio de 2,7 millones de dólares), mientras que los canallas poseen el 40 restante. A partir de ahí está el tema sobre si, en caso de que se concrete, Pachi podría llegar a préstamo o a través de la venta de una parte de ese 60 por ciento.

Lo que trascendió es que desde Boca ofrecieron venderle a Central ese 60 por ciento, aunque dejaron abierta la puerta para que sea quizá un porcentaje menor. Es que como Carrizo tiene contrato con el xeneize hasta diciembre de 2017, en la ribera quieren asegurarse que llegado el momento no perderán la parte con la que hoy cuentan. Y para Central sucede algo similar, porque en caso de una libertad de acción los de Arroyito también perderían lo suyo.

Esta complejidad en el tema paradójicamente es lo que podría allanar el camino para que la partes lleguen a un acuerdo. Es que peso más o peso menos, tanto Boca como Central lo que quieren es sacar un rédito del patrimonio que tienen.

La postura de Central apunta a que el traspaso de Carrizo sea algo así como un negocio en conjunto para ambos clubes, ya que están convencidos de que en Rosario el volante puede recobrar el nivel que en el último tiempo no pudo mostrar.

Justamente las chances de Carrizo en Boca son prácticamente nulas, ya que Guillermo Barros Schelotto no lo tiene muy en cuenta. Es por lo que los dirigentes xeneizes le están buscando un nuevo destino.

Y en Central consideran que el Pachi es el jugador indicado para traer tras la partida de Walter Montoya a Sevilla de España. Fundamentalmente porque reúne las condiciones que pretende Paolo Montero, pero básicamente porque se trata de alguien que ya conoce el club y después de algunos intentos fallidos lo que se busca es traer un jugador al que la adaptación no le cueste más tiempo del habitual.

En medio de todas estas cuestiones que tienen una real injerencia en el tema, está lo que en Central dan por descontado, que es el deseo de Carrizo de volver al club que lo vio nacer. Ayer desde Boca le confiaron a este diario que Pachi habría puesto como condición que en caso de que sea cedido a un club de la Argentina, que ese club sea Central. Y como los canallas están con intenciones de repatriarlo, la ecuación cerraría también desde ese lado.

Es por todo esto que en Central están dispuestos a "agotar todas las instancias" con Carrizo antes de avanzar por alguno de los otros nombres que aún siguen en carpeta, tales los casos de Lucas Romero (Cruzeiro), Ramiro Carrera (Gimnasia La Plata) y Gabriel Gudiño (Atlético de Rafaela).

Lo que no cambió es el deseo de los dirigentes canallas de cerrar el segundo refuerzo esta semana para que Montero tenga el plantel completo. Y si hay un corte en el tema hoy quien más cerca parece es Carrizo.

Comentarios