Ovación
Martes 09 de Mayo de 2017

Carga con el peso de la fama

"A Duendes le van a jugar como al del 2010, 2011 o 2012 por más que ya no sea el mismo equipo", dijo Nannini.

"Este año va a estar duro", dijo con picardía Maximiliano Nannini a modo de saludo, pero diagnosticando a la vez y en pocas palabras lo que puede ser la temporada para el verdinegro. "El recambio se va a sentir", continuó el centro, quien sabe que el equipo debe apoyarse en jugadores que tienen apenas uno o dos años jugando en primera división.

Tras jugar la primera etapa del Nacional de Clubes en la Zona de la Muerte (junto con Hindú, SIC y Tucumán Rugby) y no alcanzar los cuartos de final del certamen organizado por la UAR, el objetivo cambió y todos los cañones apuntan ahora al Regional del Litoral, donde el Fantasma defiende la corona que consiguió siete veces de manera consecutiva. Ya jugó dos partidos y los ganó.

Al ser consultado sobre cómo ve al equipo este año, Nannini destacó: "Hoy el recambio es muy grande y se nota, sobre todo en la experiencia de los jugadores. Los chicos tienen que aprender que a Duendes le van a jugar como al del 2010, 2011 o 2012 por más que no sea el mismo equipo, porque de esos conjuntos estamos muy lejos", confió el back, que debutó en la primera verdinegra en 1998.

"Hay una realidad. Los jugadores son buenos proyectos, pero les falta experiencia, dar el paso para terminar de adueñarse del equipo. Tienen que consolidarse. Eso también depende de nosotros, los más grandes, ir cediéndoles el protagonismo. Queremos que cada uno tome protagonismo, porque al hacerlo va agarrando confianza y eso trae aparejado obligaciones... Y es ahí cuando las cosas funcionan, porque sino nadie está obligado a nada y todo es muy light. Ellos tienen que saber que Duendes no es cualquier club, que ahí no vas a jugar al rugby por hobby", aseveró.

"La irregularidad que tiene el equipo es propia de la inexperiencia de los chicos. Nosotros ya hablamos con ellos y les dijimos que en el plantel había cuatro o cinco que ya habíamos jugado todo y salimos campeones, que nos quedábamos un poco más para hacer el aguante, pero que eran ellos los que tenían que escribir su historia. En algún momento se tendrán que dar cuenta y asumir ese protagonismo que les pedimos", confesó.

Al hablar del formato del Regional, el ex Puma destacó que "permite en esta primera parte probar jugadores, de hecho de los seis equipos que juegan en la zona, cinco pasan a la campeonato, entonces... ¿si no los probás ahora, cuándo vas a hacerlo? El momento es este" .

A la hora de las preferencias en cuanto a la definición, Nannini prefiere "jugar semifinales y final, es más atrapante, más allá de que jugar el Final Four creo que lo hace más meritorio porque les tenés que ganar a todos y en una semifinal, en cambio, dependés de cómo estés esa tarde. Por ahí ganaste todo durante todo el año y tuviste una mala tarde y te quedás sin nada", dijo el centro al referirse al formato del torneo y a su definición.

"La zona campeonato ahora es más dura. Los partidos que a priori son ganables los tenés que ganar, pero si le errás en uno después te ves obligado a conseguir un buen resultado ante un rival más parejo con vos", dijo.

Al analizar las dos primera fechas, destacó que ante Provincial, en el primer tiempo, "cometimos muchos errores y estuvimos muy imprecisos..., tuvimos varios lines favorables y nos los robaron a todos, por ejemplo. Pero en el segundo tiempo, con el ingreso de Mateo Escalante, el equipo se ordenó un poco más. Veíamos que en los últimos veinte minutos el partido se podía abrir y se abrió. Y algo más o menos parecido pasó en la primera fecha en Santa Fe".

En el horizonte verdinegro asoma Gimnasia, un equipo que está invicto en lo que va del año (contando el Torneo del Interior A y el Litoral) y que viene de meter un triunfazo ante Jockey Club en las Cuatro Hectáreas. Al referirse a ese partido en particular, Nannini dijo que "va a ser una linda prueba. Gimnasia está en un nivel superior a los equipos que ya nos medimos y nos va a venir muy bien para saber dónde estamos parados. Lo bueno es que no jugamos con la presión de clasificar a algún lado. Esperemos que salga un lindo partido", concluyó.


Force, el siguiente objetivo

Después del triunfo ante Sunwolves, Jaguares inició la semana de trabajo en las instalaciones del Buenos Aires Rugby & Cricket Club con la vista puesta en Force.

La lluvia fue la convidada de piedra en el arranque de la semana, por eso la actividad se centró en movimientos bajo techo con gimnasio, algunas tareas regenerativas para recuperarse físicamente y el análisis del video de lo ocurrido en el Amalfitani el sábado pasado. Allí, se marcaron errores y se evaluó el plan de trabajo para el duelo ante los australianos. En cuanto al equipo, Martín Landajo volvió en gran nivel tras la lesión que sufrió en la pretemporada y el DT Raúl Pérez lo evaluará para determinar si puede estar desde el arranque el próximo sábado. Un caso similar atraviesa Nicolás Sánchez, quien sufrió una contractura en el isquitobial y se le hará un seguimiento detallado entresemana para ver cómo responde.

Moyano, que padece un esguince acromio-clavicular y el staff decidió no infiltrarlo frente a los japoneses, también podría tener su chance, aunque deberá pelearla con Emiliano Boffelli, Cordero, Moroni y Montero, que pugnan por ese lugar. Distinto pasa con Tetaz Chaparro, Montoya y Lavanini, quienes vienen recuperándose de sendas lesiones, deberán esperar una semana más, ya que el cuerpo técnico quiere llevarlos de a poco y el receso que habrá tras el próximo partido será clave para volver a tenerlos en plenitud.

Comentarios