Newell's
Jueves 18 de Mayo de 2017

Cambia, todo cambia en Newell's, hasta el día del partido decisivo

Osella evalúa la táctica y hacer tres variantes. La AFA ya lo hizo: ante Boca irá el sábado a las 18.

Ir a la Bombonera después de un 1-3 propio (nada menos que en el clásico) y más tras un 1-3 (en el superclásico) del gran rival en esa cancha es una cuestión más difícil de lo normal para afrontar. Y lo primero que aparece es la intención de sacudir la estantería y que se caiga lo que esté menos firme. Claro que el tema se puede agravar cuando termine el sacudón. Ahí habrá que reemplazar lo que falte y con ello que luzca otra imagen. En eso está el entrenador leproso Diego Osella. Encima, ayer se enteró de que le adelantaron el día de partido al sábado, a las 18, (ver aparte) y tiene una jornada menos para ensayar algunos de los tantos cambios que se le habrán cruzado por la mente delante de la canchita en la que construirá día a día sus ideas futbolísticas. ¿Cambio de estructura táctica? Es posible, pasando del 4-2-3-1 al 4-4-2. ¿Variante de nombres? Lógico. Más allá de la obligada por la ausencia de Quignon por lesión. ¿En la defensa? Al menos una. ¿En el medio? Tal vez dos. ¿Adelante? Lo táctico, porque los nombres propios del equipo son los más fuertes, los de experiencia, y para jugar en cancha de Boca son necesarios. Además, Newell's tiene la chance de pedir (ya lo hizo) la aplicación del artículo 225 para que Scocco juegue pese a sumar cinco amarillas.

   Y si los futbolistas rojinegros que hacen ruido con su sola presencia están en la ofensiva, hay que empezar por ellos. Claro, en función de equipo, de una táctica y una estrategia que el DT disponga. Y en eso entra a tallar la ausencia de Quignon por lesión (al menos se perderá este partido y los de Olimpo y Unión), ya que no está el reemplazante en cuanto a nombre por nombre en cuanto a características. También el hecho de jugar en la Bombonera y venir de dos duras derrotas aconseja cambiar.

   ¿A un 4-4-2? Esto sería para reforzar la zona media y reacomodar al trío que le dio la mayoría de los puntos de este torneo a Newell's: Scocco y Maxi Rodríguez no pueden faltar adelante, mientras que Formica es intocable partiendo de más atrás. Ya sea en función de doble cinco, como si fuera el Quignon de las formaciones anteriores (teniendo al lado a Sills o Elías) o moviéndose más por uno de los costados (con Amoroso o Mansilla del otro sector).

   Justamente los costados de la línea media deben preocupar a Osella. Con Amoroso en baja, aunque siempre fue titular y al DT le respondió con creces en la función de ser el auxilio corredor de los tres destacados de ofensiva, crecen las chances de que aparezca Jacobo Mansilla en su lugar. Aunque también podrían jugar ambos, uno en cada carril.

   Otra opción es ir a jugarle a Boca con un doble cinco bien de marca y para ello el técnico tiene a tres jugadores en tres duplas para elegir: Sills-Prediger, Elías-Prediger y Elías-Sills.

   Y en la línea de cuatro también se presume una variante y sería la salida de Nehuén Paz (pierde altura) para dejarle el lugar a Germán Voboril (gana en proyección), algo que Osella ya había probado previo al clásico. También se mantendría la inclusión de Escobar en el lateral derecho (respondió bien en el último partido) por la ausencia del lesionado San Román. ¿Domínguez? Siempre es candidato a salir, pero su experiencia y el hecho de no cambiar tantos nombres le conservaría el puesto, a la vez que Formiliano hace mucho que no juega y hacerlo de una ante Boca y las urgencias no es aconsejable.

   Hoy en el campo de juego del predio de Bella Vista el DT leproso dispondrá la probable formación, ensayará todas las variantes posibles. ¿Un probable? Pocrnjic; Escobar, Domínguez, Moiraghi y Voboril; Amoroso, Elías, Formica y Mansilla; Scocco y Rodríguez. ¿Otro? Los mismos cinco de atrás, Elías o Sills y Prediger para contener, Amoroso o Mansilla para desdoblarse y los tres intocables: el Gato, Nacho y Maxi.


Comentarios