Ovación
Domingo 28 de Mayo de 2017

Boca empató con Huracán y quedó al borde de un ataque de nervios

La igualdad lo llenó de incertidumbre en la recta final, porque ya no depende de sí mismo.

Boca, el líder del torneo, perdió anoche dos puntos al empatar 1-1 frente a Huracán en el final, en Parque de los Patricios. Y lo lleno de incertidumbre en la recta final, porque ya no depende de sí mismo. Porque si River le gana hoy a Central y el miércoles a Atlético Tucumán le arrebataría el liderazgo. Lo que sería algo fatal para los xeneizes, cuya única apuesta es quedarse con el título.

   Los primeros 45' fueron muy aburridos, con dos equipos sin fútbol ni ideas y, por ende, sin llegadas de riesgo. Boca careció de un conductor, le faltó juego y profundidad y el arco de Marcos Díaz le quedó lejísimo. En realidad, volvió a mostrar la misma falta de fútbol que viene evidenciando hace rato, pero que eran disimuladas con los resultados.

   Huracán fue un poco más incisivo, tuvo más la pelota, pero no inquietó demasiado a Agustín Rossi, salvo por un remate de Pussetto. Poco, casi nada como para derrumbar al xeneize en el estadio del Globo y regalarle una alegría a su gente.

   El gol del conjunto de Guillermo Barros Schelotto, quien se fue expulsado, a través de Benedetto en el complemento había entregado cierto alivio al equipo. Y apareció algo de paz y tranquilidad en la misión de no resignar espacios para que nadie le pueda hacer sombra en la cima. Hasta ese momento nada se había modificado en cuanto al juego, donde los dos hicieron honor a la falta de ideas y llegadas de riesgo.

   Ganar era la premisa fundamental para el xeneize y cuando parecía que los tres puntos se iban para La Boca Darío Herrera no dudó en sancionar un polémico penal de Rossi a Montenegro. Gamarra no perdonó y estableció el 1-1. Letal para los ánimos auriazules.

   Así el equipo del Mellizo, que jugó otra vez muy mal, perdió dos puntos increíbles en Parque de los Patricios, donde no cae desde 1994, y le dejó la punta servida a River. Huracán, que no le hacía un gol de local a Boca desde 1998, sumó un punto valioso en su afán de conservar la categoría.

   Boca anoche regaló dos puntos, Huracán ganó uno y el campeonato quedó abierto, principalmente para River, que es el mejor equipo del fútbol argentino. Ahora el xeneize ya no depende de sí mismo.

Comentarios