Ovación
Sábado 15 de Abril de 2017

Berlusconi vendió el Milan a capitales orientales que también son dueños del Inter

El motivo es ya conocido en el mundo futbolero: el jueves se oficializó la venta por 786 millones de dólares del Milan a capitales chinos.

Berlusconi vendió el club a capitales orientales, también dueños de Inter. El clásico de hoy es un "derby asiático"

"Me voy hoy, después de más de treinta años, dejo la propiedad y presidencia del AC Milan. Lo hago con el dolor y la emoción, pero con el conocimiento de que el juego moderno, para competir al más alto nivel europeo y mundial, las necesidades de inversión y los recursos de que una sola familia ya no es capaz de soportar. Siempre seré el primer fan de AC Milan, el equipo que mi padre me enseñó a querer como a un niño, el sueño que hemos logrado juntos".

El dos veces primer ministro de Italia, magnate de los medios, millonario, acusado de tráfico sexual, condenado por fraude fiscal y dueño del club rossonero Silvio Berlusconi se despedía de sus hinchas esta semana así, sentimentalmente, desde la web oficial del club (www.acmilan.com).

El motivo es ya conocido en el mundo futbolero: el jueves se oficializó la venta por 786 millones de dólares del Milan a capitales chinos. Una transacción que se había iniciado en agosto de 2016 pero que había tenido varias postergaciones. De este modo, y después de 31 años al frente de la presidencia del Milan, Berlusconi cocinó la operación con la firma Rossoneri Sport Investment Lux, liderada por el empresario Yonghong Li, quien adquirió el 99,93 por ciento de las acciones del club, cuyo valor se estima en 740 millones de euros, incluida una deuda de 220 millones de euros.

Los dineros turbios de Berlusconi, sospechados de íntimos contactos con la mafia bien trajeada, difícilmente son cuestionados por los hinchas del Milan, dieciocho veces campeón de Italia y siete veces campeón de Europa.

Clásico asiático

Esta compra tiene puntos de contacto con la del archirrival del AC Milan: el Inter o nerazzurros donde juega el rosarino Mauro Iccardi. El club fue comprado en junio, en un 70 por ciento, por el también grupo chino Suning Commerce Group y un 30 por ciento por el empresario indonesio Erick Tohir.

Podría decirse así que desde hoy el duelo milanés será asiático. En esta oportunidad el clásico se verá a las 7.30, en el Giusepe Meazza, por ESPN. Pero viene devaluado. Inter y Milán lucharán por alcanzar un puesto en la Europa League, ya que los rossoneros se ubican en la sexta posición con 57 puntos; mientras que el Inter, con 55 unidades, está más abajo.

Así, China, el segundo país en PBI del mundo y el más poblado, está marcando la cancha en el fútbol. Y lo están logrando con la compra de clubes, jugadores y publicidad. Ya incursionaron en la Liga de España (Atlético Madrid, Espanyol, Granada), la de Inglaterra (Aston Villa), la de Francia (el Sochaux), la de Holanda (el ADO de La Haya) y hasta en la República Checa (el Slavia Praga).

Y valga una mirada puertas adentro de la Argentina. El Shanghai Shenhua compró a uno de los máximos líderes de Boca, Carlos Tévez (si bien cumplido un año de estadía en China está el deseo de los xeneizes de contar nuevamente con los servicios del futbolista, habría que ejecutar una cláusula de rescisión de unos 5 millones de dólares a partir de noviembre, cuando finaliza la competencia en territorio asiático).

Incluso empresarios del club Tianjin Quianjian tentaron al punta de River Lucas Alario por 24 millones de euros, que rechazó. Pero, empecinados, fueron detrás del goleador de San Lorenzo Nicolás Blandi, que por ahora sigue en Boedo.

También posaron sus ojos en Rosario. Pero fue el presidente de Newell's, Eduardo Bermúdez, quien le puso freno al interés por Maxi Rodríguez y Nacho Scocco.

"Que los chinos se vayan pegando la vuelta, que ni vengan. Scocco no se vende y con Maxi ya estuve hablando y no se va a ir", confesó esta semana.

Comentarios