Ovación
Jueves 30 de Marzo de 2017

Bauza, Tapia, Messi y un fútbol tironeado

Los conflictos inundan la organización argentina que sigue en agonía

La continuidad de Edgardo Bauza es tema prioritario en Argentina. La sanción de Lionel Messi desvela al mundo del fútbol, no sólo a nuestro país. La asunción de Claudio Chiqui Tapia después de meses de vergüenza en la AFA por aquellas elecciones empatadas y la conducción de la comisión normalizara. Temas en la agenda completa de ayer. Todo lo malo, la falta de ideas, las luchas internas y de poderes llevaron a que el fútbol argentino haya llegado a esta situación caótica. Sin saber qué pasará en el futuro. O qué caminos tomar. Las tranzas continuarán, todo con el afán de mostrar la fuerza a la hora de mandar.

El cóctel explosivo en el que está inmersa, en este caso, la selección no es de fácil resolución. Porque en el medio hay muchos intereses. Demasiados y de todo tipo. El Patón está decidido a continuar, hacerle frente a la situación y aferrarse al desafío de llevar al equipo a Rusia. El consenso no es total y de hecho el nuevo presidente afista pretende revisar todos los contratos, incluido el del DT. Si había una decisión de bancarlo con firmeza se hubiese dicho de entrada. El ex técnico canalla es consciente de que su continuidad está en duda, aunque también tiene en claro que "no renunciará". En el medio de esto aparece la sombra de Sampaoli, hoy el único que estaría dispuesto a aceptar el desafío.

Dentro de este entramado aparece la figura de Messi, suspendido por cuatro fechas por insultar a un juez de línea en el partido de la semana pasada con Chile, aunque él haya dicho que fue disparado "al aire". La reacción de la Pulga fue llamativa, sobre todo por la personalidad que tiene, ya que nunca se lo vio actuar de esa manera. Además, siempre es cuidadoso al hablar dentro de la cancha y hasta se tapa la boca cada vez que lo hace.

El fútbol está que explota. La selección hace agua, no tuvo el recambio necesario y el ciclo asoma agotado. Hubo mucha tristeza el martes y continuó ayer por lo sucedido en La Paz, aunque mucha alegría en Ezeiza. Ahí Tapia se mostró sonriente y con su nuevo corte de pelo en la elección como nuevo presidente de la AFA.

Un cambalache sombrío, oscuro y lleno de roscas. Donde se piensa más en lo personal que en llevar al fútbol argentino al lugar que se merecería o el que supo ocupar. Y así, con tantos tironeos, será difícil salir.

Comentarios