Ovación
Martes 16 de Mayo de 2017

Basta de hipocresía

A la luz de los hechos es difícil controlar a los hinchas en los clásicos. Se jueguen en el Coloso o en el Gigante.

A la luz de los hechos es difícil controlar a los hinchas en los clásicos. Se jueguen en el Coloso o en el Gigante. Por más campañas que se realicen, charlas, fotos posando con carteles en contra de la violencia, todo queda atrás cuando la pelota comienza a rodar. El resultado y lo que suceda dentro del campo de juego termina desvirtuando todo hasta generar episodios reprochables que por más cantidad de agentes que haya logra frenarse. Y ahí arranca uno de los temas dentro del contexto de seguridad. Porque cada vez se organizan operativos con más agentes que cuando se jugaban con simpatizantes de los dos clubes. Nada cambió. En realidad, todo empeoró. Los encargados de brindar seguridad no le encontraron la vuelta justa para que todo se desarrolle con normalidad. Más aún cuando hay un ganador. También tienen su cuota de responsabilidad en todo esto los protagonistas con gestos que no condicen con el profesionalismo que ostentan. Y en esto hay que involucrar a los jugadores de Central en un festejo alocado y lógico el domingo, pero con reacciones sin sentido. También lo realizaron los leprosos en su momento también en el Gigante, por eso en esto están involucrados todos sin distinción de colores y deberían ser sancionados. Los mismos que pregonan "paz" a lo largo de la semana y se suman en todo tipo de campañas. Es cierto también que nada justifica a un individuo que previamente intenta ingresar a un estadio con armas o que arroja adoquines sin ton ni son (¿es lógico que los barras agredan a hinchas del mismo equipo para que canten o vayan a pelear con la policía?). Todo, en definitiva, una hipocresía absoluta. Una locura no justifica otra locura. Tampoco se intenta defender a uno u otro club, cada uno tiene su cuota de compromiso que deben justificar con acciones. Ni incentivar a la violencia en un país futbolístico que de esto sabe y mucho. Porque en el medio de todo esto, en la violencia, también reside la conveniencia económica. Los que lucran con todo esto. Algunos también incluirán a los medios en este mix, aunque la gran mayoría se dedicó a pregonar por un clásico en paz y con una convivencia sana. O una muestra de sensatez teniendo en cuenta que en definitiva se trata de un partido de fútbol. Ni más ni menos. Y que hay otras cosas mucho más importante en la vida.

Comentarios