Ovación
Martes 01 de Agosto de 2017

Atlético Tucumán pasó holgadamente a octavos de la Copa Sudamericana

Goleó a Oriente Petrolero con un triplete del Pulguita Rodríguez.

Atético Tucumán pasó esta noche sin inconvenientes a los octavos de final de la Copa Conmebol Sudamericana porque goleó a Oriente Petrolero 3-0 con un triplete del emblemático Luis Rodríguez en el Monumental José Fierro.
Los goles los aportó El Pulguita Rodríguez, la figura de la noche tucumana, a los 45 minutos del primer tiempo y a los 5 y a los 33 del segundo período.
De ese modo el equipo de Ricardo Zielinski, que se halla en etapa de recambio y recurrió a varios juveniles, completó la clasificación que empezó a obtener en el juego de ida, cuando se impuso 3-2 en el Ramón Tahuichi Aguilera, en Santa Cruz de la Sierra.
En la próxima ronda, los tucumanos se medirán con el que prevalezca en la llave que componen Independiente y Deportes Iquique.
Además del histórico Rodríguez, uno de los principales artilleros en la vida del Decano, también tuvo un destacado rendimiento David Barbona.
En el primer gol, Barbona participó en la escena que concluyó Rodríguez con un zurdazo que pasó cerca de las piernas del arquero Gustavo Salvatierra.
En el 2-0 que marcó a poco de comenzado el segundo capítulo, el goleador se valió de un anticipó ofensivo para sorprender a Salvatierra y dejarlo con las manos vacías.
El tercero se produjo por otra falla grande del guardavalla de Oriente, dado que perdió el balón al saltar junto con el local Tomás Cuello y Rodríguez le sacó todavía más brillo a su producción personal al darle forma al contundente 3-0.
Cuando el juego todavía carecía de goles, en el elenco anfitrión también tuvo una intervención clave el experimentado Cristian Lucchetti, otro referente de un conjunto que no deja de darle satisfacciones y llenar de orgullo a la parcialidad de Atlético.
El Pulguita Rodríguez, autor de todos los goles del encuentro, lógicamente, se llevó la pelota y la ovación de los aficionados que concurrieron al Monumental José Fierro. La admiración de la parcialidad el artillero se la ganó hace tiempo.

Comentarios