Ovación
Domingo 18 de Junio de 2017

Argentina estuvo a la altura un tiempo y luego se desmoronó ante Inglaterra

No hubo revancha para Los Pumas en Santa Fe. No hubo victoria. Esa que tanto necesitan para alimentar la confianza

No hubo revancha para Los Pumas en Santa Fe. No hubo victoria. Esa que tanto necesitan para alimentar la confianza. Y hubo derrota, otra vez, a pesar de que nuevamente hicieron cosas buenas. En Santa Fe, el conjunto argentino no pudo sacarse del paladar el mal sabor que se le generó el fin de semana anterior cuando perdió el partido ante el mismo rival en el último suspiro. Fue de nuevo caída ante Inglaterra, esta vez por 35 a 25. La Rosa se quedó con la serie entre ambos en el segundo partido de la ventana de junio, la que Los Pumas cerrarán ante Jujuy, el próximo sábado ante Georgia. A pesar del marco espectacular que tuvo el Brigadier López, la cancha de Colón, Argentina no pudo llevarse la bolsa de puntos. Que en este contexto de 11 derrotas sobre las últimas 13 presentaciones es mucho más que una bolsa de puntos.

   Tranquilamente el partido se puede dividir en dos. Y esa división coincidir con el primero y segundo tiempo. El primero, con Los Pumas haciendo un buen partido. Sin poder quebrar la resistencia inglesa en demasía, pero tampoco padeciendo. Flojos en los tackles, mejor en las obtenciones y en las formaciones fijas. Pacientes, tan pacientes como lo obliga la paciencia de Inglaterra. Porque es cierto que Los Pumas hicieron méritos para irse de mínima, al descanso, con ventaja. Pero es cierto también que si algo saben muy bien equipos como este europeo es defender y ser prolijos en las fases. Y fundamentalmente catalizadores de errores ajenos. Lo que se dice detalles de las potencias. Y a este nivel, esos detalles permiten ganar un partido o desmoronarse en él. No es por ponerle nombres propios a la derrota, pero el kick cruzado que intentó Nicolás Sánchez y que nunca llegó a las manos de Emiliano Boffelli le permitió a Inglaterra una contra letal y perfecta bajo la autoría de Piers Francis que llevó a la visita a un descanso con ventaja.

   Argentina tuvo ayer a varios jugadores en un nivel relativamente bajo. Y quizás por ahí se encuentren las respuestas a una nueva caída. Aunque así y todo siempre estuvo a tiro del partido. Sufrió un try en el amanecer del encuentro y pudo sobreponerse rápido, incluso pasando al frente en ese primer parcial. Hasta que llegó lo de Nico Sánchez y un entretiempo indeseado.

La segunda parte fue la de siempre. La de las urgencias, la de los apuros. Con 20' de tónica similar a la del primer tiempo y una segunda parte dentro del mismo segmento en el que se desmoronaron, aún a tiro en el marcador. Ilusionaron los tries de Pablo Matera (contra, rastrón y solo al in goal) y de Emiliano Boffelli, una gacela cuando puede tomar recorrido. Hasta ahí, con el 25 a 25 y todo al alcance de la mano, hubo pelea.

   Pero instantes después Los Pumas dejaron de tener paciencia y sucumbieron en las revoluciones a mil, a primera vista queriendo saltear etapas. No se llega al try si antes, de mínima, no se es un poco prolijo. Del otro lado, el temple y el oficio fueron sacando poco a poco más rédito, con su pareja de medios poniéndole un moño a una tarde impecable: Danny Care y George Ford (man of the match) la rompieron. Mucho se dijo sobre que esta Inglaterra, 2ª del mundo, venía disminuida porque la mayoría de sus figuras no viajaron a estos compromisos. Pero Inglaterra es mucho más que XV titulares. Para muestra alcanzaron los dos partidos que acaban de llevarse ante Los Pumas.

   No está muerto quien pelea. Y la frase es tan trillada como cierta. Argentina no está tan lejos de quedarse con encuentros ante rivales de este fuste. Pero a veces peca tanto e incurre en tan viejos errores que todo le cuesta el doble. El descontrol y la desprolijidad de buena parte del segundo tiempo y las decisiones fallidas (y claves) terminan dilapidando tardes que insinuaban para otra cosa. Ahora tendrán estos Pumas que seguir lidiando con las críticas. Lo saben. Intentaron erradicarlas en Santa Fe pero no pudieron. Y tendrán una nueva oportunidad el sábado, a sabiendas de que Inglaterra era una vara importantísima que no pudieron pasar.

Comentarios