Ovación
Martes 03 de Enero de 2017

Aires canallas en París

Giovani Lo Celso practicó por primera vez en Paris Saint Germain y Angelito Di María le dio la bienvenida.

"Dos potencias se saludan", dijo alguna vez irónico el Mono Gatica al encontrarse con su idolatrado general Perón, en épocas en que el boxeador argentino nadaba en la cresta de la ola de su popularidad y el militar gobernaba el país con el mismo grado de aceptación popular. Ayer, cuando Giovani Lo Celso ingresó por primera vez al predio del poderoso Paris Saint Germain para debutar con la pilcha de entrenamiento y los trabajos físicos al primero que buscó con la mirada fue a su camarada de colores en la piel, el también canalla Angel Di María, veterano en esas lides de iniciar pretemporadas en el gigante galo. No esbozaron un saludo tan grandilocuente como el descripto pero intercambiaron una sonrisa cómplice, un guiño de talento a talento de la misma cepa. Y después, las "formalidades" de moda.

Giovanni Lo Celso vive un momento de ensueño. El volante surgido en Rosario Central y recientemente transferido al tetracampeón francés cumplió con la primera jornada de prácticas en el conjunto europeo y lo hizo nada menos que junto a uno de sus ídolos: Angel Di María. Como si fuera poco, Fideo, también surgido en la cantera canalla, le dio la bienvenida a través de la red social Instagram. Angelito subió una foto de ambos en el vestuario antes del entrenamiento y le dedicó unas palabras: "Por entrenar. Bienvenido Gio", acompañado de un emoticón con la V de la victoria y una pelota de fútbol. El denominador común, claro. Lo Celso devolvió gentilezas por la misma vía y le escribió, debajo de la misma foto que él también "colgó": "Entrenamiento de hoy, gracias ídolo".

A los 20 años, Gio tendrá su primera experiencia europea. Y qué mejor que hacerla al lado de un crack con la misma cuna. Después de pasar las fiestas en su querida Rosario, Di María voló inmediatamente a París para estar en el entrenamiento de su equipo, donde últimamente es cuestionado por bajo rendimiento, circunstancia que espera revertir. Gio, por su parte, ya había caminado los pasillos del PSG el jueves 29, cuando lo presentaron oficialmente. La nueva joya del equipo conducido por el español Unai Emery Echegoyen recibió además la camiseta que usará esta temporada, la Nº 18.

Ayer, tímido como el nene que por momentos todavía es, Gio entró al vestuario del PSG, saludó uno a uno a sus nuevos compañeros y luego recibió la pilcha de entrenamiento. Pisó el césped abrigadísimo, dando cuenta del invierno europeo que ya llegó. Gorro de lana, guantes y calza térmica, más la nueva indumentaria. Así se mostró Lo Celso, que trabajó sin problemas a la par de todo el plantel en ejercicios físicos y con pelota.

En París hay gran expectativa por la llegada de Gio. Los medios se hicieron eco de su talento durante varios días y esperan verlo en cancha compitiendo rápidamente. El, mesurado, ya advirtió que espera estar "a la altura" y poder jugar, remarcando que es consciente de que llega a un equipo de muchas figuras. Incluso, ya lo compararon con el cordobés Javier Pastore, quien también está en el equipo. Y advirtió: "Soy consciente de que llego a un gran club, con jugadores de mucho talento y experiencia. Sé que hay grandes futbolistas, pero voy a entrenarme al máximo para acumular tiempo de juego. Está claro que sueño con jugar. Javier (Pastore) es un jugador que me encanta, pero todavía estoy lejos, me encanta su técnica".

Lo Celso ya está metido en la órbita de uno de los grandes europeos, se amiga con su nueva casa a cada paso y está tranquilo. Porque no está solo. Tiene la espalda de Angelito, que ya le dio la bienvenida. De canalla a canalla. Conectados.

Comentarios