Ovación
Lunes 22 de Mayo de 2017

Agustín Canapino hizo rancho aparte y lo escoltaron Ardusso y Rossi

El actual campeón y ahora nuevo líder se floreó en la segunda carrera en el Fangio.

Obtuvo su primer triunfo en lo que va de la temporada. Agustín Canapino hizo ayer todo sin fisuras. El nuevo Chevrolet Cruze voló además. Y eso que "no esperaba hacer la pole porque la venía remando desde inicios de año", tiró el flamante ganador de la 4ª fecha del Súper TC2000 antes de dejar nuestra ciudad con la réplica del Monumento a la Bandera bajo el brazo. Para el arrecifeño esta victoria representó también adjudicarse la primera cita del Grand Slam, la cual le permite ahora ser el nuevo puntero del torneo. El parejense Facundo Ardusso (Renault Fluence) y Matías Rossi (Toyota Corolla) completaron el podio en medio de un superpoblado Fangio.

El Titán había logrado la pole. Ardusso lo secundó. Se presagiaba una lucha a todo o nada entre estos dos grandes pilotos. A la mesa de los protagonistas se sumó el siempre activo Rossi. A la hora de la verdad, salieron todos a fondo. Cada cual decidido a no regalar nada. Todos querían sellar este Grand Slam lo más adelante posible. El actual campeón era la referencia. El Flaco de Las Parejas lo medía. No estaba dispuesto a cederle el trono conquistado el día anterior.

No obstante, Canapino comenzó a correr su propia carrera. Sin rivales prácticamente. La emoción la brindaron los que venían atrás. En varios frentes. Es que entre Ardusso y Rossi se libró una gran batalla para los ojos de los presentes y televidentes. A la vez que Fineschi, Pernía, Etman y Chapur animaban otra competencia.

Mientras que para Fabián Yannantuoni fue un domingo amargo. Largó 15º. Estaba condicionado de antemano. Encima nunca pudo avanzar con el Peugeot 408, pese a que venía de ganar plácidamente en Mendoza. A eso hay que sumarle que el bermudense fue mutando hasta el puesto 20 antes de abandonar justo en la carrera más especial desde lo sentimental. La desazón se apoderó del Patito.

Para los miles de espectadores fue una jornada a pleno. Emoción y vértigo. Tanto dentro como fuera de la pista. Porque el público disfrutó una carrera intensa y apasionante en un Fangio que además esta vez se puso la pilcha de gala de verdad. No en vano el tuerca dijo presente y le inyectó el apoyo que necesitaba este trazado para ahora sí expandirse y renovarse como corresponde (ver aparte).

Ganó un auto bien "de acá": el nuevo Chevrolet Cruze que se produce en la planta que General Motors tiene en Alvear, a sólo un pasito de nuestra ciudad. Al vencedor Canapino lo escoltó otro piloto de acá: Facundo Ardusso. El mismo que izó realmente bien la bandera de la región en lo más alto para regocijo de toda la región en un circuito que lució a full, demostró ser una plaza muy tentadora y ahora va por su remodelación.

Comentarios