Ovación
Viernes 25 de Agosto de 2017

Acuerdo a conveniencia de la Superliga

Era lógico que Newell's iba a terminar cumpliendo con lo exigido por Agremiados.

Era lógico que Newell's iba a terminar cumpliendo con lo exigido por Agremiados. Si había otro club en la misma situación, también de una u otra manera tenía que arreglar la situación. No era sencillo en el caso de los rojinegros, sobre todo por las dificultades económicas por las que atraviesa desde hace varios años. No sólo del presente. ¿Alguien se podía imaginar el arranque de la Superliga con algún club quedándose en las gateras? Difícil de pensar en esa situación, no porque la entidad deudora lo mereciera por incumplimientos sino por la imagen que habría quedado para el afuera. A la nueva empresa que se quedó con el fútbol no le convenía que en el mundo se observara esa crisis que mantuvo en vilo a algunas entidades, entre ellas a Newell's.

De algún lado el dinero iba a aparecer. De la ayuda incluso de la misma Superliga, que junto a los leprosos era otra de las interesadas de que todos los equipos estén en la largada del torneo. Por supuesto que la dirigencia se sacó un peso de encima con el arreglo que logró con Agremiados y pagó todos los sueldos, primas y aguinaldos a los jugadores, aunque también es cierto que el dinero que consiguió ahora se lo deberá a otros y que seguramente saldará con mayor tiempo.

Newell's respiró aliviado en tiempo de descuento. Logró conseguir a último momento la ayuda necesaria, llegó el salvavidas de manos de un "privado" y quedó habilitado para debutar el lunes con Unión. Pasó otro de los tantos obstáculos que viene saltando, aunque está claro que no será el último.

Comentarios