Ovación
Miércoles 30 de Agosto de 2017

A River le pagaron con la misma moneda que usó con Central

Bayer Leverkusen contrató por 5 años a Lucas Alario utlizando métodos muy similares a los que implementó River cuando acordó con Marcelo Larrondo y Javier Pinola.

"El tema es estar convencido y así nada cambia por más de que a uno le endulcen los oídos... O puede ser que Alario esté confundido. Si es así vamos a tratar de orientarlo para que tome la mejor decisión. Después está su entorno y en su entorno yo no convivo. Conociéndolo a Lucas, es una víctima de todo lo que ha sucedido. Se lo expuso sin necesidad".
   Marcelo Gallardo bebe un poco de su propia medicina. Bayer Leverkusen ejecutó la cláusula de rescisión y se llevó a Lucas Alario en medio de acusaciones cruzadas y un futuro cercano que habrá que seguir bien de cerca. Sólo un iluso puede suponer que la historia terminó con la salida de Núñez del goleador de Tostado.
   Tiene razón el Muñeco: Alario fue expuesto. Lucas eligió exponerse cuando reconoció que la oferta le interesaba mucho y River hizo el resto cuando lo declaró intransferible avisando que la salida dependía casi en exclusividad de la voluntad del jugador. Aquí en Rosario se conocen bastante esas prácticas.
   Siempre hay alguien que la tiene... El dicho popular, para nada académico, perturba al mundo River al punto de haber corrido el eje a un lugar complementario. Todo lo importante que tiene la entidad millonaria por jugar de aquí a fin de año cayó a un segundo plano.
   Rodolfo D'Onofrio y sus huestes reciben las esquirlas de las mismas armas con las que ejecutan: Bayer Leverkusen se llevó a Alario porque el delantero quería jugar en Alemania. El final de la historia estaba escrito desde que el centrodelantero reconoció que la oferta le interesaba. Es que, entre otras cosas, el jugador que River le compró a Colón ya no hubiera sido el mismo si se quedaba después de semejante oferta. Ningún jugador debe quedarse a disgusto, todos los saben. Ejemplos sobran.
   A River le pasó lo que a muchos. lo que a Central con Pinola y Larrondo por ejemplo. Sin ser idénticas, el espíritu de las transacciones es el mismo. Tienen un punto en común. Todo sucede de un día para el otro sin que exista una fórmula para torcer el resultado final, lo que sugiere inequívocamente que, como mínimo, alguno de los trámites no es convencional.
   La ejecución de la cláusula de rescisión, sobre la que ya casi no queda detalle por analizar, llevó a muchas instituciones a desterrarla como ítem de contrato. Es más, muchos anteponen su erradicación a la firma de un contrato. Central es uno de ellos.
   "Este lunes 26 de junio se conmemora un nuevo aniversario del arribo de Lucas Alario al más grande. Con muchos goles, y varios de ellos decisivos, supo ganarse el cariño de todos los hinchas riverplatenses. ¿Cuánto te acordás de estos dos años?".
   El portal "La página millonaria" festejó hace poco más de dos meses, el 26 de junio más precisamente, el segundo aniversario de la llegada del ex centrodelantero de Colón. En ese mismo sitio, la noticia más leída ayer a la tarde tenía el siguiente título: "Aldave: Alario ya es jugador del Bayer Leverkusen". Todo sucede de un momento para el otro con la imprescindible aprobación del futbolista. Sin su autorización todo se desvanecería antes de empezar.
   Lo que no puede cambiarse en un santiamén es el sentimiento. Es por eso que los hinchas deben comprender y asimilar que no deben enamorarse de los futbolistas, sólo de su camiseta. Es una sana costumbre aunque trasunte cierta cuota de desapasionamiento mal visto en el mundo del fútbol.
   Alario fue determinante para la obtención de la Copa Libertadores 2015, un logro impensado para River un puñado de temporadas después del peor momento de su historia que, seguramente, no tendrá repetición. Nada es peor que un descenso. Y River se levantó inmediatamente y renació con furia para ganar la Sudamericana y la Libertadores (en ambas eliminó a Boca).
   Alario es protagonista principal de esa historia reciente, pero cuando apareció el equipo alemán quiso irse. Y así como a River no le importó qué pensaba Central cuando puso sus ojos en Larrondo, Salazar o Pinola, a Bayer Leverkusen no le importó qué pensaba River. En el medio, un hilo conductor: Pinola y Larrondo querían irse a River y Alario quería jugar en Alemania.
   "Lo decidimos con Lucas. El quería jugar en Europa. La revisión médica fue un requerimiento para que Bayer Leverkusen pagara la cláusula. No queríamos hacer las cosas mal. El único problema es que acá cerró el libro de pases y River no puede comprar a otro jugador para reemplazarlo. En River nos están matando pero yo no quiero que se olviden que el jugador fue siempre muy profesional. Cuando uno toma una decisión, siempre hay gente a la que no le gusta. Me molesta que lo están haciendo ver como que se va por la puerta de atrás cuando, desde mi punto de vista, se va por la puerta de adelante. Ojalá todos los jugadores del fútbol argentino sean tan profesionales como Alario".
   Del otro lado de los límites, el empresario Pedro Aldave defiende su función de representante y trata de sacarse de encima la mirada acusadora de River, que anteayer avisó que recurriría a la Fifa para que Bayer Leverkusen no siga adelante con la contratación de Alario. Los alemanes ni se mosquearon y firmaron un contrato de 5 años con el delantero.
   "Escuché por ahí lo de los códigos y voy a aclarar algo: River no tiene códigos. ¿Tenerlos es ponerse de acuerdo los clubes para quitarle la libertad al jugador para que utilice su cláusula? Jamás River va a entrar en eso y los jugadores tienen libertad absoluta". Rodolfo D'Onofrio, julio de 2016. A confesión de parte, relevo de pruebas.

Comentarios