Ovación
Lunes 25 de Septiembre de 2017

A los chicos les tiraron el traje de salvadores

Al minuto 56, Montero mandó a la cancha a Leonel Rivas (por Carrizo), cuatro minutos después hizo lo propio con Joaquín Pereyra (por Gil) y cinco más tarde a Diego Becker (por Herrera). Sólo Rivas tenía en su haber 17 minutos en el partido contra San Lorenzo (ingresó en el segundo tiempo) y venía de quedarse afuera del banco en el choque contra Temperley. Pereyra y Becker (también estuvieron ante el gasolero pero se quedaron sentados en el banco, pese a que el técnico no realizó los tres cambios) hicieron su debut en la Superliga.
De la nada a todo en un mismo partido. Montero ayer entendió que los pibes podían aportar para torcer la historia, algo que finalmente no sucedió. Es cierto, mucho más no tenía el uruguayo en el banco de relevos. A tal punto que entre las alternativas no había ningún delantero.
Lo que quedó claro es que pareció una rareza que los tres pibes ingresaran, teniendo en cuenta los antecedentes de los partidos anteriores.
Ninguno pudo marcar la diferencia. Es más, en varias ocasiones se los vio nerviosos y hasta chocando más de la cuenta. Pero eso no impidió que desde las tribunas más de una vez bajara el grito de "vamo, vamo los pibes". En apoyo a los juveniles, pero también en una clara muestra de repudio hacia el resto del equipo. Fue la forma que la gente eligió para mostrar su descontento.

Comentarios