Ovación
Martes 05 de Septiembre de 2017

A ganar, gustar y golear para acercarse al Mundial de Rusia

Tras el pálido empate ante Uruguay en el debut del DT, el equipo del Zurdo Sampaoli tiene una inmejorable oportunidad para levantar la cabeza y quedar entre los clasificados directos al Mundial de Rusia.

Ganar sin importar el cómo será la primera misión del equipo de Jorge Sampaoli. La misión hacia Rusia 2018 es el objetivo principal y para llegar a destino la selección nacional no tiene enfrente otro resultado que no sea sumar de a tres. Dentro de este contexto en la presentación ante Venezuela existen ciertos beneficios, si así se los puede llamar, de que no sólo enfrentará a una de las peores selecciones sino que también jugará con casi todos los resultados conocidos. O, al menos, los que más importan para achicar diferencias o superarlos en la tabla de la definición.
El debut de Sampaoli días atrás con un pálido empate en Uruguay lo mantuvo en la zona de repechaje. Las lecturas fueron muy disímiles. Para algunos un buen resultado porque no perdió, para otros escasos porque de haber ganado hoy estaría entre los clasificados. En el medio se puede decir que fue la presentación de un nuevo ciclo, en esta ocasión de la mano del Zurdo. Un detalle a tener en cuenta a la hora del análisis exhaustivo de lo que pasó del otro lado del Río de la Plata. De todas formas, tampoco es un justificativo pleno porque si algo no hay es tiempo y lo que necesita la albiceleste son resultados inmediatos para no quedarse afuera del próximo Mundial.
Está claro que al casildense no le gustó la igualdad. Menos que el equipo no mantuviera las ganas de ir a buscar la victoria en los últimos minutos, cuando quedó la sensación de conformismo de los jugadores. Con los marcadores que se dieron después en la fecha esos dos puntos no obtenidos le impidieron quedar como escolta. Pensando a futuro, muchos pronostican que ese punto puede servir y mucho al final de las eliminatorias. Aunque eso es futurología. Puede ser que sí, como que no.
Lo pasado ya está y ahora sólo importa el presente. Sampaoli ahora hará su debut como DT jugando de local, un desafío aún más importante para conocer el semblante y la reacción de la gente en esta etapa. Y tendrá la oportunidad de conseguir un mimo de la multitud, algo de importancia en este mundo futbolístico donde lo único que importa es la victoria. Más aún en esta meta albiceleste que pasó por diversos estados anímicos desde que arrancó el camino hacia Rusia.
Venezuela debería ser el sparring en esta carrera. Porque tuvo un desempeño olvidable y apenas ganó un partido en sus quince presentaciones. E igualó en cuatro ocasiones. Messi, Di María, Icardi y Dybala, que entre otros suman cerca de 400 millones de euros, deberían hacerse un picnic. No tendría que sufrir ni padecer ninguna sorpresa de la vinotinto en un Monumental que explotará como nunca. Será el momento de dar el golpe, ese necesario para tomar el envión justo en los últimos pasos que quedan de la eliminatoria hacia la clasificación.
La mesa está servida para que Argentina vuelva a ganar, recupere la confianza extraviada y muestre la chapa de equipo de alta jerarquía. Que la tiene en nombres, con el mejor jugador del mundo entre sus filas, pero que a la luz de los hechos no logró mostrarlo durante el recorrido de quince fechas. Argentina no tiene ningún tipo de justificativo en este ocasión. No habrá enfrente una selección poderosa o que luche por un lugar en el Mundial. Sólo hará fuerza por dar una sorpresa por amor propio. Por eso deberá mostrar todo su potencial para ganar, gustar y golear.

Cambios para mejorar

Ya no hay tanto margen para el error. Argentina sabe que esta noche deberá vulnerar como sea a Venezuela, que mira a todos desde lo más bajo de estas eliminatorias, para ver si puede meterse en la zona directa de los que irán al Mundial. Por tal motivo, Jorge Sampaoli meterá mano en el equipo con respecto al que empató en Uruguay.
   El Zurdo no lo confirmó, pero haría hasta cuatro variantes de cara al desafío de hoy en cancha de River. El rosarino Ever Banega jugará en el medio. Resta saber si lo hará por Lucas Biglia como indica la lógica. O por Guido Pizarro como se especula. Cabe destacar que el ex Newell's no estuvo en Montevideo por haber estado suspendido por acumulación de amarillas.
   En tanto, Lautaro Acosta entrará por Marcos Acuña en la zona de volantes, por una decisión táctica del casildense. Mientras que la zaga central ofrecerá un cambio seguro. El sanlorencino Javier Mascherano suplirá al suspendido Gabriel Mercado. Y entre Fazio o Nicolás Pareja saldrá el otro integrante en la última línea nacional, ya que ayer probó con ambos. Sin dudas, Argentina se juega mucho más que tres puntos.

El partido para Icardi

Mauro Icardi es la gran apuesta de Jorge Sampaoli y en su primera incursión como titular no pudo mostrar su poder de fuego. Ese goleador letal que hace delirar los corazones de los hinchas de Inter en el torneo italiano. La selección necesita de su definición —como la de otros tantos jugadores— para volver a ser confiable. A su favor hay que decir que en la presentación frente a Uruguay tampoco fue asistido y se perdió entre la muralla oriental. Otra será la historia esta noche. La defensa será muy diferente a otras, mucho más sencilla de vulnerar. Al menos así lo indican las estadísticas, porque la vinotinto recibió 34 goles y es junto a la de Bolivia la más goleada. Si Icardi está en su día podría empezar a pagar con goles la confianza que le entregó el Zurdo en una patriada que no todos los entrenadores quisieron poner en práctica. Por supuesto que no es el único que debe demostrar. Paulo Dybala es otro que también está ante la necesidad de hacer notar su jerarquía. Y, a la vez, festejar por primera vez en esta eliminatoria sudamericana, ya que tampoco llegó al gol. En la misma situación está el Kun Sergio Agüero.

Comentarios