Central
Lunes 16 de Enero de 2017

A diez días, balance de gestión del nuevo enternador de Central

Montero dejó en claro ideas de juego y de trabajo de grupo y dio un pantallazo del plantel que tiene entre manos

Todos los caminos conducen a pensar que el inicio del campeonato se retrasará al menos una semana. Paolo Montero ruega que así sea porque no tiene el plantel definitivo con el que va a contar. Primero, porque la situación de Walter Montoya no es menor y lo más probable es que no podrá contar con él en el semestre. Segundo, y por eso mismo, porque no puede definir bien dónde apuntar con los refuerzos. Si el chaqueño se va, irá por un volante de sus características y lo más probable es que sume un zaguero, aunque en la última conferencia de prensa defendió a los de su puesto. En el medio, la confirmación de que Teófilo Gutiérrez continuará en Arroyito lo hizo decir que cuenta con una de las mejores, sino la mejor,

delanteras del fútbol argentino. Así, el técnico de Rosario Central hizo un balance de los primeros días de gestión y entregó conceptos para entender hacia dónde irá el equipo bajo su mando.

La posible suspensión

En ese sentido, Montero no anduvo con vueltas y dijo que le conviene el retraso. "Lo más probable es que tengamos más tiempo de trabajo debido a que el torneo se pueda suspender. A nosotros nos conviene para así disponer de todos los jugadores con más tiempo". Además, el uruguayo le agregó el deseo que tiene respecto a la conformación final de su plantel: "Ojalá que tengamos a los dos jugadores de refuerzo antes del fin de semana".

Si no es Montoya, ¿quién?

El técnico de Central abona la competencia por puesto y de sus palabras se puede intuir que, en caso de que Montoya se vaya como todo hace suponer, una de las alternativas en el puesto podría ser Washington Camacho. "No lo hizo mal ni en Racing ni en Central cuando jugó por derecha". Pero dejó claro que ahí buscará un refuerzo: "Camacho es veloz y tiene muy buen remate, pero me gustaría que hubiera otro para que tenga rivalidad en el puesto".

Dos por puesto

Precisamente, el entrenador canalla tiene como una de sus premisas la competencia en cada puesto de la cancha. "Yo soy de la idea de que un jugador tiene que tener una competencia pareja por el puesto, para que aumente su nivel. Si ganaste la titularidad sabés que tenés que rendir al máximo, que tenés que jugar hasta si tenés una ampolla en los pies porque el que viene atrás te obliga a ser mejor". Eso sí, no dio pistas sobre la conformación del mediocampo cuando se le sugirió si Damián Musto y Mauricio Martínez podían ser la pareja por el puesto de 5. "Según el sistema que armés" puede jugar uno u otro. Pero dejó en claro que "pueden jugar juntos y son muy buenos". Y en ellos hizo extensivo el elogio al resto del plantel que dispone. "Por algo en los dos últimos años a casi todos los jugadores de Central los vinieron a buscar de los clubes más importantes de Argentina y de Europa. La vara del club está alta".

Con la idea del Flaco

Se sabe que Montero ha usado línea de tres en el fondo, pero por ahora no considera esa posibilidad. "La idea fundamental es jugar con línea de cuatro atrás. Después iremos viendo qué plantel tenemos para el torneo" y eso tiene que ver con qué jugadores contará abajo, porque se irían algunos zagueros y llegaría otro. Eso sí, advirtió que le gusta jugar con la última línea adelantada. "Mi idea es que los zagueros jueguen adelantados. Eso lo aprendí de Menotti".

La defensa de los zagueros

Todo el mundo en Central tuvo claro que los mayores problemas en el último tramo del ciclo de Eduardo Coudet estuvieron en el fondo y más precisamente en la dupla de zagueros, que jamás pudo reemplazar a Donatti-Pinola o a Pablo Alvarez. "Siempre tiene que haber un culpable y esta vez les tocó a los zagueros. Por desgracia si te equivocás ahí perdés un partido", analizó, para enseguida dar su opinión sobre cómo los ve en la actualidad. "Yo los veo bien. Sienten la confianza del grupo", por lo que no sería de extrañar que algunos de ellos tengan nuevas chances en este ciclo. "Lo más importante es la confianza de uno mismo. Les tocó pasar lo que pasó y ahora tienen que salir adelante".

Las críticas

"Respeto las opiniones de los periodistas cuando son deportivas. Me gusta escuchar y poder tomar las críticas constructivas porque no tengo la verdad siempre", dijo Montero respecto a cómo toma los cuestionamientos. Eso sí, aclaró que no le gusta cuando apuntan a la vida privada de los jugadores: "Ahí no las respeto".

Acá no refuerza

Si hay algún puesto en donde Montero no tiene pensado mover un dedo es arriba. Con la confirmación el último sábado, de parte del propio protagonista, que Teo Gutiérrez seguirá hasta cuando se cumpla su contrato el 30 de junio, se queda más que tranquilo con el poder de fuego del equipo. "La delantera de Central debe estar en el podio de las mejores del fútbol argentino", dijo contundente.

Contracción al trabajo

Montero está más que conforme con estos primeros diez días de trabajo. "Los veo entrenando bien. Estoy muy contento de cómo vienen trabajando mis jugadores, tienen muy buena predisposición para el laburo". E hizo mucho hincapié en lo que espera siempre de ellos en cada práctica: "Lo más importante es la concentración. Y no hablo sólo de la que hay que tener en un partido, sino en cada entrenamiento, desde que pita el profe. La concentración se entrena también". Y fue claro sobre qué espera de cada trabajo con un ejemplo por demás de gráfico: "En el único momento en que podés hacer un chiste es cuando vas a tomar agua".

Comentarios