Máxima, con el "corazón partío" por el encuentro entre Argentina y Holanda

La semifinal del Mundial provoca tensión en la pareja real de Holanda. Máxima, argentina naturalizada holandesa, decidió que no vayan al partido en San Pablo  

La semifinal de la Copa del Mundo entre la Argentina y holanda, del próximo miércoles, podría provocar cierta tensión matrimonial en la pareja real de Holanda, según numerosos internautas.
 
Pero algo es seguro, el rey holandés Guillermo Alejandro y su esposa Máxima, nacida en Argentina, estarán más que  pendientes del partido que ambas naciones disputan el miércoles en San Pablo.
 
Algunos usuarios de Twitter comenzaron ya a divertirse con este hecho curioso, y manipularon fotos del monarca y de su consorte.
 
Las imágenes alteradas comenzaron a circular en la internet en cuanto Holanda aseguró su triunfo dramático sobre Costa Rica en penales, con lo que quedó garantizado su enfrentamiento contra la Argentina de Lionel Messi.
 
Una foto muestra a la pareja recostada en una cama. Los dos se dan la espalda, con un gesto de disgusto.
 
En otra, aparece la mansión del rey y la reina en la adinerada localidad de Wassenaar. De un lado, el inmueble está decorado con banderas anaranjadas de Holanda y del otro con las albicelestes de Argentina.
 
Son fotos falsas, pero las emociones podrían encenderse cuando el país que reina Guillermo Alejandro se enfrente a la nación donde nació su esposa, en el máximo escenario del fútbol mundial.
 
El servicio de información del gobierno holandés negó hoy en un correo electrónico que los reyes vayan a viajar a la ciudad brasileña de San Pablo para ver el partido.
 
Al menos públicamente, Máxima se ha declarado como una seguidora ferviente de su nación adoptiva.
 
En el comienzo del Mundial, se unió a su marido en Porto Alegre, para presenciar la victoria de Holanda por 3-2 sobre Australia. En ese partido Máxima, naturalizada holandesa, alentó a la selección y visitó los vestuarios tras el cotejo para felicitar a los jugadores.
 
Varias fotos mostraron a ambos, con bufandas anaranjadas, departiendo con los jugadores y felicitando al mediocampista Wesley Sneijder por su partido internacional número 100.
 
Máxima, hija de un ex ministro de agricultura en la dictadura militar que gobernó Argentina entre 1976 y 1983, nació y creció en Buenos Aires. Conoció al entonces príncipe Guillermo Alejandro cuando ella trabajaba en un banco en Nueva York. La pareja tiene tres hijas.
 
Muchos consideran que Máxima, de carácter vivaz y holandés fluido, ha dado un impulso a la popularidad de Guillermo Alejandro, de personalidad más bien árida, y ha inyectado un toque latino a la familia real.
 
El príncipe, ex integrante del Comité Olímpico Internacional, suele presenciar las actuaciones de los deportistas holandeses, desde los futbolistas hasta los patinadores, pasando por los jugadores de hockey sobre césped. Su esposa se ha unido a esas visitas desde su matrimonio en 2002.
 
Si los holandeses vencen a los argentinos, es bastante probable que la pareja real asista al estadio de Maracaná para ver la final. Por las dudas, la agenda oficial no tiene actividades pendientes entre el 9 y el 17 de julio.