Edición Impresa
Domingo 07 de Abril de 2013

Otras noticias detrás de las noticias

Las buenas noticias suelen desnudar otras que no lo son tanto. Muchas veces las autoridades se ocupan de difundir las acciones de gobierno que les interesan con tal ahínco que ni siquiera advierten los efectos negativos que eso les puede aparejar.

Las buenas noticias suelen desnudar otras que no lo son tanto. Muchas veces las autoridades se ocupan de difundir las acciones de gobierno que les interesan con tal ahínco que ni siquiera advierten los efectos negativos que eso les puede aparejar.

   La capacidad de trabajo del director de Inspección municipal, Gregorio Ramírez, embistió esta semana con las falencias de sus antecesores en el cargo y las dudas sobre la gestión del área de Habilitación de comercios. El pasado fin de semana (exitoso, por cierto, a raíz de los efectos del turismo en las minivacaciones) dejó al desnundo irregularidades de todo tipo por parte de los negocios que funcionan en la ciudad. La venta de alcohol a menores motivó la clausura de siete minimercados y varios bares evidenciaron que no cumplían las normas de seguridad e higiene.

   En efecto, esta última cuestión fue clave, porque otra vez se hallaron negocios del rubro gastronómico sin las más mínimas condiciones de limpieza. Cinco locales de los patios de comida de los dos shoppings más importantes de la ciudad se convirtieron en los últimos días en el centro de la escena. Se trata de sitios híperconcurridos donde los sabuesos municipales hallaron cucarachas sobre las mesadas donde se preparan alimentos.

   La fuerte actitud de control derivó en que los responsables de los negocios pusieran manos a la obra para ponerse en regla. Pero, ¿cómo es posible que funcionaran negocios (donde asisten miles de personas) que no habían terminado de presentar la documentación básica para hacerlo? ¿Por qué recién ahora se dieron cuenta o fueron a hacer los relevamientos? ¿Qué paso durante los años (sí, años) anteriores? Esas mismas preguntas se hicieron algunos en el Palacio de los Leones mientras otros, por lo bajo, consideraron al funcionario como no grato.

   Sin embargo, las noticias locales se redujeron esta semana a la mínima expresión ante el doloroso avance de las aguas en Capital Federal y La Plata. Las inundaciones mostraron, una vez más, que hasta las urbes más desarrolladas del país no están preparadas para desastres climáticos. Y una vez más la inquietud recayó sobre Rosario. ¿Qué hubiera pasado acá? El secretario de Gobierno, Fernando Asegurado, no fue alentador: “Podría haber ocurrido lo mismo”. El debate sirvió para conocer que la provincia no tiene un helicóptero anfibio, las ambulancias no pueden ingresar a zonas con mucha agua y los bomberos apenas cuentan con algunos gomones. Fallas, las mismas que la intendenta trató de demostrar que no existen al subirse a un colectivo para ir a trabajar instando a que todos lo hagan. Mónica Fein fue en ómnibus a la Municipalidad, pero volvió con su chofer en el auto oficial. Quizás porque el servicio sea aceptable sólo en determinados horarios.

 

Comentarios