La ciudad
Sábado 21 de Mayo de 2016

Otra vez, un edificio en construcción provocó un peligroso derrumbe y dejó un herido leve

Fue en Brown al 1600 y dejó un obrero con heridas leves. Los vecinos de las casas aledañas ya habían realizado denuncias.

La zona de la costanera central se estremeció ayer por la tarde cuando cayó la pared que divide una obra en construcción y una casa de pasillo en Brown al 1600. La historia se repite, ya que hace poco tiempo se había caído otra parte de la medianera que divide estos dos terrenos. Además, uno de los obreros que trabajaban en la obra sufrió heridas leves.

   Una de las ocupantes de una de las casas del pasillo, Verónica, contó que ya agotaron los recursos necesarios para que les garanticen seguridad. “Hemos advertido esta situación y hemos iniciado los trámites correspondientes. Hace algunos meses hemos tenido reuniones con la gente de la empresa constructora y nos aseguraron bajo todo punto de vista que esto no iba a pasar”, se lamentó.

   “Esto no es noticia porque ya pasó a ser moneda corriente. Me acuerdo del caso de Francia y Mendoza (en febrero pasado, donde una obra en construcción se desmoronó y provocó el derrumbe de dos inmuebles linderos a causa de la gran cantidad de lluvia caída) que una familia no podía salir de su casa”, recordó Verónica.

Ayer, al momento del derrumbe, estaba dentro de su casa porque estaba en cama haciendo reposo. “Empecé a escuchar estruendos, de cuando la pared iba cayendo, y lo único que pedía era que pararan”, amplió.

   Sin embargo, a pesar de la promesa de seguridad por parte de la constructora, los problemas de derrumbes no son nuevos para ellos. Hace unos meses ocurrió algo similar en el pasillo en forma de L que conecta su casa con la calle. Ayer, la pared que se cayó fue la del último tramo del pasillo, pero hace unos meses se había caído otra medianera, según consignó Verónica. “Se había caído la medianera que separa la primera parte del pasillo con la obra, y nos volvieron a asegurar que no iba a volver a pasar. No fue una desgracia de casualidad porque, en ese momento, no había nadie en el pasillo; 20 minutos antes del derrumbe habíamos estado ahí”.    

Visiblemente consternada, la vecina aguardaba en la vereda de enfrente para volver a ingresar a su domicilio y afirmó que el derrumbe le rompió, además, cañerías de gas (Litoral Gas se encargó de cortar el suministro) e instalaciones eléctricas.

Después de estos episodios desafortunados, la mujer no siente mucha seguridad. “Nos dijeron que para volver a entrar tenemos que esperar que aseguren la zona. De hecho, yo no puedo entrar en mi casa porque la pared cayó sobre un tramo del trayecto del pasillo y esos escombros no me dejan llegar a mi domicilio y tengo que esperar que los saquen”, narró.

Encerrados. La situación que viven los habitantes de las dos casas de este pasillo es particular: están en el centro de manzana, entre una obra en construcción por calle Brown y otra que tiene entrada por Jujuy, donde funcionaba el antiguo boliche Galiffi.

   “Ya agotamos recursos. Estas casas de pasillo clásicas, por calle Brown, ya casi no existen”, contó. De todos modos, narró una situación que tuvo una respuesta muy particular por parte de una empleada municipal. “Nos quejamos también de que los dos edificios nos iban a tapar el sol porque íbamos a estar encerrados. En Obras Particulares de la Municipalidad nos dijeron que si queríamos sol, nos fuéramos al campo o que le vendiéramos la casa a la constructora y nos mudáramos”, concluyó.

Apuesta al diálogo. Por su parte, el secretario general de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) seccional Rosario, Sixto Irrazábal, afirmó que la nueva reglamentación que se acordó para el sector traerá “más diálogo entre vecinos, obreros y empresarios de la construcción”.

Las nuevas disposiciones, que regulan el trabajo de corrido de los albañiles, buscan, según detallaron, consensuar los trabajos de las empresas con los vecinos.

   El secretario añadió: “Es bueno que se comience a ver con los vecinos lindantes para poder llevar a cabo algunos trabajos y así no tengamos una relación complicada. Cada obra que empieza es como que se corta la relación con el vecino y nosotros queremos llevar adelante un trabajo en conjunto y en diálogo con ellos, y que también puedan recomendar cosas para que la obra avance y se termine en el tiempo que corresponda”, aseguró.

   Sobre este tema en particular, en el que ya ocurre por segunda vez el desmoronamiento de una pared en la misma obra en construcción, Irrazábal aseguró que “el lunes vamos a revisar todo nuestro archivo y seguro tendremos las denuncias. A veces tenemos más denuncias de los vecinos que de los compañeros”.

Obras Particulares clausuró una obra

El inspector de Obras Particulares de la Municipalidad, Carlos Hyon, aclaró ayer la situación: “Estuve hablando con los propietarios y mañana (por hoy) voy a volver para constatar todo. Ahora hay una faja de clausura para que no se hagan trabajos de ningún tipo”.
   Sobre los mecanismos a seguir, Hyon detalló que “se paró la obra hasta que se ponga todo en regla y hasta que todo esté seguro. La obstrucción provisoria es para hacer trabajos de apuntalamiento y limpieza para que no haya problemas con los vecinos”.
   “Se hará un informe técnico para que el Distrito Centro, responsable por la zona, resuelva la cuestión de prosecución de obra. Digamos, si está en regla y si tiene los papeles al día. El cartel de habilitación lo tiene, pero hay que revisar si está todo bien al día de hoy”, concluyó.

Comentarios