Central
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Otra muestra de fidelidad canalla

Una multitud de hinchas auriazules viajó 900 kms para apoyar al equipo del Chacho.

"No importa en qué cancha juguemos". Una de las frases de las tantas canciones de cancha que abrazan los hinchas de Central le encajaba a la perfección a ese grupo de hinchas canallas que se atrevió, una vez más, a desafiar la distancia con un único objetivo: estar presente donde una camiseta de Central corra detrás de una pelota. Ayer fue el turno de Formosa, más precisamente en el estadio Antonio Romero. La excusa fue el partido ante Belgrano, por una de las semifinales de la Copa Argentina. Siempre sobran los motivos, como diría el gran Joaquín Sabina, para alimentar la pasión. Está claro que los goles de Marco Ruben y Walter Montoya sobre el final desataron el gran festejo del pueblo canalla.

Como tantas otras veces, como aquella última cita en Córdoba contra Boca, miles de hinchas canallas se sintieron en la obligación de desandar los 900 largos kilómetros que separan Rosario de esta calurosa ciudad del norte argentino.

Un partido vivido a pleno, con una previa que también tuvo lo suyo. Porque ya desde varias horas antes del encuentro la capital formoseña se había inundado de camisetas de Central. Los hoteles, comercios y restoranes, más que agradecidos.

Toda esa locura de las tribunas fue el corolario de la enorme previa que duró un buen rato en un descampado, contiguo al Antonio Romero, donde no faltó comida ni tampoco de lo otro. Es cierto que no fue la magnitud de otras ocasiones. Sin ir más lejos en el Kempes hubo muchos más hinchas, pero la distancia no es poco. Tampoco el hecho de que el partido se haya jugado un 30, cuando los bolsillos piden mucho más auxilio que a principio de mes. Apenas pasadas las 19 se abrieron las puertas y los canallas fueron a la popular sur y también a la tribuna oeste. Colgar los trapos fue el primer paso, como suele ocurrir. De ahí en más el bullicio en la previa y el aguante, más el sufrimiento lógico, durante los 90 minutos. El final fue con festejo y delirio auriazul en Formosa.

Comentarios