La ciudad
Martes 07 de Junio de 2016

Otorgan créditos blandos a los huerteros urbanos

Desarrollo Social de la provincia entregó $187.000 a unas 350 familias que trabajan en los cinco parques huertas agroecológicos.

Los huerteros urbanos que trabajan en Rosario, cuya producción quedó paralizada durante abril y mayo como consecuencia de las lluvias, recibieron ayer un crédito blando a devolver a partir de enero próximo por parte del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia (gestionado a través de la Municipalidad desde la Secretaría de Economía Social), como un primer paso para empezar a recomponer su delicada situación económica.

Se trata de unas 350 familias aproximadamente que trabajan en las 24 hectáreas que conforman los cinco parques huertas agroecológicos que tiene la ciudad (Tablada, Molino Blanco, Hogar Español, del Bosque y La Rosarina Linda) y que se perdieron el inicio de la temporada de otoño por el mal clima, lo que derivó en tres siembras malogradas y en un retraso muy considerable de todo el circuito, con pérdidas casi totales en al menos el 80 por ciento de los terrenos.

En total, el monto acordado es de 187 mil pesos a dividir entre los 5 parques huerta de manera proporcional a su tamaño.

Según las referentes de La Tablada, el Bosque y Molino Blanco cada familia recibirá alrededor de 6.500 pesos, una cifra que se queda corta si se tiene en cuenta que cada huertero perdió unos 15 mil pesos por mes, pero que al menos ayuda a saldar deudas y a invertir en semillas, alambrados y postes para retomar las labores de producción.

"Tuvimos un verano durísimo con temperaturas récord y después un mes y medio de lluvia, las pérdidas fueron totales. Sembramos tres veces, y las tres veces se perdió todo", contó Roberta Valencia, de la huerta El Bosque (Sorrento al 6100).

El clima obligó a los huerteros a empezar la temporada muy tarde, con un mes de mayo que fue el más fresco de los últimos 50 años y un mes de junio también muy frío. Aún así, ya están trabajando con rúcula, zanahoria, rabanito, acelga, repollo y espinaca.

Si bien el Inta y la Municipalidad rosarina les entregan semillas y algunas herramientas, al ser producciones agroecológicas (que no utilizan agroquímicos) muchas veces reutilizan sus propias semillas, un circuito que también se cortó al no haber podido ni siquiera ingresar a las huertas durante casi 60 días.

La intendenta Mónica Fein, quien participó del acto, resaltó que la ciudad padece los rigores del cambio climático, que en esta ocasión se manifestó con lluvias más intensas que las habituales.

"Esto sirve para decir que estamos acá, que los acompañamos, pero sabemos que la peor parte les toca a ustedes", se sinceró Fein, quien destacó el trabajo de la secretaría de Economía Social comandada por Nicolás Gianelloni, así como el apoyo recibido por la provincia.

Yda Pintos, de Molino Blanco, destacó el trabajo de los huerteros: "Estamos convencidos de nuestro espacio, hace desde el año 2001 que estamos luchando y no vamos a parar ahora. Tenemos capacidades y queremos mejorar nuestros grupos familiares con más trabajo y capacitación", dijo, para agregar: "El trabajo del huertero es importante: cuidamos el medio ambiente y cuidamos la tierra, y no cualquiera cuida la tierra".

La situación de los huerteros es compleja no sólo por el clima, si no también porque como el resto de los sectores sociales rosarinos padecen hechos delictivos de manera cotidiana que se traducen en el robo de verdura, alambres, mangueras, postes, plásticos y todo lo que pueda llevarse.

"Es difícil, pero nos gusta lo que hacemos. Por eso seguimos", dijeron casi a coro todas las referentes de las huertas urbanas.

Locro solidario

Después de suspenderse dos semanas consecutivas por mal clima, el sábado los huerteros de Molino Blanco organizan un gran locro para recaudar fondos y mostrar a la comunidad el trabajo productivo que allí se realiza. Habrá locro, pan casero, variedad de ensaladas y aguas saborizadas. Hay que llevar vajilla. Informes al 152607572.

Comentarios