Diego Osella
Domingo 16 de Octubre de 2016

Osella, de terapia al club y hoy a dirigir

Lo que padeció Diego Osella fue una alarma. Despertó algo que puede suceder en situaciones de extrema presión.

Lo que padeció Diego Osella fue una alarma. Despertó algo que puede suceder en situaciones de extrema presión. Por supuesto que esto pasa también en la vida cotidiana por compromisos diarios que se deben resolver. En el fútbol quizás se magnifica porque pasa dentro de un contexto donde miles de personas exigen cierta perfección. Ganar y mostrar un juego que agrade. Aunque, también es verdad, el veletismo es lo que sobresale de un partido a otro. Hoy Newell's cosecha puntos pero hay hasta una súplica para que el equipo eleve su nivel futbolístico, más allá de que si hoy estaría la opción de ganar el clásico jugando horrible o perder bailando al rival nadie dudaría en aceptarlo.

   Pero la cuestión a resaltar es lo que le sucedió a Osella. El jueves fue internado de urgencia en un sanatorio por una arritmia —la segunda que sufre como entrenador (la anterior fue en Chile)—, ayer salió de terapia, se fue derecho a la práctica para brindar una conferencia de prensa y hoy estará sentado en el banco de suplentes. Por más que en este caso recibió la autorización médica, cualquier otra persona habría optado por el reposo. Osella no. Las prácticas las vive con intensidad y los partidos los transita con las pulsaciones a punto de reventar. Y a pesar del episodio que le tocó padecer nadie lo pudo contener para que se cuidara y no estuviera hoy dirigiendo. Su hermano Javier ya lo había dicho: "Conociéndolo, seguro que va a estar".

   El DT fue y es cuestionado por su táctica, porque el equipo no luce y no impone un fútbol vistoso, ese que deben desarrollar los jugadores. No se le puede cuestionar que suma y que mantiene invicto al equipo. Y más allá de que en este caso es hincha, lo cierto es que vive y sufre por Newell's. Quedó demostrado.

Comentarios