Newell's
Domingo 16 de Octubre de 2016

Osella le pone el corazón: al entrenador se recuperó de la arritmia y se sienta en el banco

A Diego Osella le dieron ayer el alta médica tras la arritmia, fue directo a la práctica y habló con la prensa. Hoy estará en el banco

El semblante de Diego Osella era el propio de todo aquel que sale de una internación. Pero las ganas, las mismas de siempre. Ni siquiera pasó por su casa después de salir ayer a la mañana de la clínica, donde estuvo dos días por una arritmia benigna. Fue directo a Bella Vista, estuvo junto al plantel en el último entrenamiento de la semana y habló con la prensa. ¿Pensar en descansar? Para nada. Hoy estará al frente del equipo de Newell's en el Coloso, pese a que al principio se especuló que podía no ir al banco y que se hiciera cargo su hermano y ayudante Javier.

   "Estoy muy bien. Después del entrenamiento del jueves sentí una palpitación y me hice ver por el médico. Me llevó al sanatorio para hacer unos estudios y me dejó internado. Es algo que ya me había sucedido en el 97 cuando jugaba en Central Córdoba. Es una arritmia leve. Estudiaron el corazón y está todo bien. Iba salir ayer (viernes), me dijeron que me quede hasta hoy a la mañana (por ayer), salí y me vine a entrenar", describió el entrenador sus últimos tres días.

   Osella bien podría haberse ahorrado dar la conferencia de prensa en el mediodía de ayer en Bella Vista. Nadie se hubiese sorprendido, considerando lo que le pasó. Pero siendo Osella no llama la atención que hiciera declaraciones. Es propio de su manera de ser. Tiene que cumplir con todo lo planificado, con la rutina. Lo hizo ayer, restándole dramatismo a la situación. "No me hablés fuerte", bromeó ante la primera pregunta, golpeándose en el corazón, como si el tono de voz del periodista pudiera llegar a afectarlo.

   "Realmente me siento muy bien, por eso salí del sanatorio y me vine derecho para acá. No fui ni a mi casa porque creo que la situación amerita esto, estar de lleno de cara al partido de mañana (por hoy)", aclaró el técnico, despejando cualquier duda sobre su presencia contra Gimnasia La Plata.

   "La recomendación es que siga haciendo una vida normal y nada más. Tuvo demasiada trascendencia, lógica, pero en ningún momento sentí que me podía sacar del partido o que esto iba a ser para largo, porque ya pasé por esto. Jugando en Central Córdoba después de un partido estaba con mi papá e hice una acción para hacerle una broma y sentí lo mismo. Esa vez me sacaron la arritmia y me dijeron que no era nada importante", señaló.

   "Hay que controlar esa arritmia, ver por qué viene y tomar el medicamento para que no aparezca. Lo he sentido en otro momento, me he ido a mi casa y pasó. Ahora le vamos a prestar atención para controlarla y que no vuelva a suceder", agregó el entrenador leproso.

Comentarios