Edición Impresa
Domingo 15 de Mayo de 2016

Osecac vs. ética de los vulnerables

La buena fe del legislador al incorporar los tratados de derechos humanos al nuevo Código Civil y Comercial de la Nación se esfuma ante la desidia de los operadores del derecho que no respetan las garantías constitucionales protectoras de los sectores más vulnerables de esta sociedad compuesta por personas que sólo anhelan superar escollos e integrarse al entorno en un pie de igualdad real.

Osecac vs. ética de los vulnerables

La buena fe del legislador al incorporar los tratados de derechos humanos al nuevo Código Civil y Comercial de la Nación se esfuma ante la desidia de los operadores del derecho que no respetan las garantías constitucionales protectoras de los sectores más vulnerables de esta sociedad compuesta por personas que sólo anhelan superar escollos e integrarse al entorno en un pie de igualdad real. Lamentablemente, ese deseo se topa con intereses mezquinos de un grupo de poder social que manipula la sensibilidad de quienes deben superar cada día los obstáculos que le puso la vida para que otros se luzcan ante los ojos sociales como promulgadores "aparentes" de políticas de inclusión. Concretamente, me refiero a la actitud ambigua de Osecac ante un caso concreto, que a través de su sindicato convoca al grupo de baile Nous, integrado por jóvenes con capacidades diferentes perteneciente a la Fundación Segunda Etapa, para que exhiban sus habilidades en las propias instalaciones sindicales; y a su vez, la obra social del mismo nombre, no reconoce las prestaciones que la misma Fundación efectivamente brinda a sus afiliados. Sorprende aún más la actitud de su apoderado, el doctor Gustavo Posner, quien como estrategia defensiva argumentó judicialmente en forma peyorativa y denigrante de la condición humana que los alumnos de la Fundación Segunda Etapa fueron reclutados por la ciudad de Rosario para generar una deuda moral a Osecac y cobrar la educación terapéutica brindada y recibida a sus afiliados con discapacidades. Vale aclarar que además de lo históricamente adeudado, Osecac no abona prestaciones a la Fundación desde agosto de 2015. Este abogado, con el fin de garantizar su propio interés pecuniario, solicitó el embargo preventivo de bienes de la Fundación Segunda Etapa, institución hecha a pulmón que reinvierte sus magros ingresos en beneficio de sus alumnos con discapacidades, a quienes les enseña literatura (exhibiendo sus obras en la última Feria del libro), inglés, arte, danza, oficios como cosmetología y mecánica dental con salida laboral, entre otras disciplinas. Con el pedido de la medida cautelar y su otorgamiento por parte de la jueza federal actuante, consigue agravar aún más la condición de vulnerabilidad de las personas que reclaman insertarse en la sociedad en un pie de igualdad real. Concluyo y transmito en esta carta, que es el momento de correr el velo con el que se engaña a la sociedad, y transparentar la actitud artera de Osecac, que esconde avaros intereses detrás de una máscara de reivindicación social, cuando en realidad con su política fomenta la desventaja socio-estructural en perjuicio de sus afiliados más vulnerables. Debemos tomar conciencia que es responsabilidad de todos desplegar conductas que nos movilicen hacia una solución reequilibradora del paradigma constitucional protectorio de los más débiles, inserto en el Código que nos rige con fuerza de ley.

Ethel Susana Schwarzhans

DNI 18.629.150

Mayor presencia policial

Generalmente, cuando hay buenas noticias tardan más en llegar a la opinión pública que las malas, porque se vive un momento complicado. Pero hoy quería referirme a la baja de los robos y arrebatos en el barrio Industrial, desde ya que no se bajó a cero, pero en relación a meses atrás se nota una merma de los delitos y esto se debe a la fuerte y notoria presencia policial por las calles internas del barrio, y creo que lo bueno hay que remarcarlo. Como vecino de la zona, pido que este patrullaje de policías caminantes se extienda a la zona pegada a este barrio, más precisamente a la zona de avenida Sabin, entre Juan José Paso y avenida Génova, limitando con la calle Chaco.

Federico Wacker


Al administrador de Pitbull Argentina

Al señor Leandro Guarino, administrador de Pitbull Argentina, en principio, agradezco que haya leído mi carta, y luego contestar (carta publicada el viernes 6 de mayo pasado) con tantos prejuicios en mi contra de una manera sutil e irónica, y pese a que considere que soy un "periodista neófito del tema", a mi edad nadie me dice lo que debo escribir. Si leyera bien, en ningún momento dije que todos eran "trastornados", me referí a los perros y eventualmente a algunos dueños. Por el carácter de agresividad de todos los que me contactaron para insultarme (no menos de 60 personas), no tengo dudas de que muchos portan el mismo carácter. Disculpe si toqué sus intereses como criador de esa raza, pero sería muy bueno que publicara una nota solidarizándose con los padres de los niños muertos hace unas semanas. Le trascribiré un artículo de un matutino porteño, con el objeto de demostrarle que no soy yo solo el equivocado según su punto de vista, y le recuerdo que cada uno puede tener una visión distinta de una misma cosa. En la provincia canadiense de Ontario, una ley votada en 2005, después de una serie de ataques que conmovieron a la opinión pública, apuntaba a la erradicación progresiva de cuatro razas: Pitbull Terriers, American Staffordshire Terriers, Staffordshire Bull Terriers y American Pitbull Terriers, conocidas comúnmente como pitbull. De cumplirse al pie de la letra la legislación, las peligrosas variedades se extinguirían en el territorio a finales de esta década. En el Reino Unido los pitbull aparecen también en la lista de razas vedadas, junto a los Tosa japoneses, los Dogos argentinos y los Filas brasileños. En marzo pasado el castigo a los dueños de perros que agreden a personas y animales se incrementó de dos a 14 años de prisión. Pasó por el Congreso, por el Senado y por el Ejecutivo, no hubo abstenciones a la ley. Pero claro, esto es en Canadá.

Roberto Rubén Sánchez

DNI 8.634.022


¿De quién es el poste?

Lo que dispara esta carta es una columna o poste de madera que no se sabe a quién pertenece. La columna en cuestión está ubicada en Padre Giaccone al 1400 (Paraguay al 6000) y está a punto de de caerse. Como primera medida apunté a la EPE (cable, columna, luz), no creí estar tan desatinado, la cuadrilla vino y me dijo que no era problema de ellos, era problema del servicio de TV por cable. Uno no tiene muchos argumentos para discutir, si bien es real que lo que cruza y corta la calle es un cable no eléctrico, en la columna en su parte superior están todas las conexiones del servicio eléctrico que alimentan las viviendas de la vereda par de la cuadra. Pero en fin, según ellos la columna no es de la EPE. Me comuniqué con la gente del cable y me dijeron que desconocían el problema y que en no menos de 24 horas podían atender el reclamo. A esta altura la situación no había cambiado, el poste con un tutor con un cable atado, y un cable cruzando y cortando la calle. Me puse en contacto con la Municipalidad con un formulario online, el cual con gran rapidez fui llamado por una señorita de un modo muy gentil para interiorizarse del problema. Ella me dijo que la manera más efectiva era llamando al número 147, el cual otra señorita amable tomó mi denuncia y me dio un numero de reclamo. De esto ya pasaron más de 12 horas y aún la calle sigue cortada y la columna un poco más inclinada. Y yo aun no sé de quién es el bendito poste. Entre idas y venidas ya hace mas de 35 años que vivo en este barrio, el chiste fácil sería decir que vivo en un barrio privado, privado de zanjeo, pavimento (que le echan la culpa a la lluvia), y la basura es recolectada cuando se acuerdan. Lo que más impotencia da es que todo lo bueno, la atención de esas señoritas de los ámbitos municipales, es la desidia y la falta de acción ante un problema real de parte de las áreas que se tienen que hacerse cargo. Qué tengo que esperar que el poste caiga o que un motociclista se ahorque con los cables que están sobre la calle.

Pablo Giménez

DNI 21.531.682


Los intocables del poder

Los excluidos del sistema de todos los gobiernos, los que sólo servimos para cubrir onerosos salarios a políticos, jueces y gobernantes, no salimos del asombro originado por "los intocables del poder" respecto a patéticas actitudes que dañan moralmente y hasta con la vida de las personas. Estas, perfilan la "mala praxis" que en definitiva son "delitos" cuando se crean a consciencia, para beneficios personales y/o partidarios. Con el título de "corrupción", los medios del país resaltan una opinión del ministro de Gobierno de la Nación, Germán Garavano, quien señaló que: "para un país nunca es bueno que un ex presidente quede detenido", y pidió a los jueces actuar con prudencia. Esta frase está dedicada a la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner. Debo decir, con respecto a este funcionario que muchos somos los que nos dedicamos a las noticias y al comportamiento de estos políticos, y el de Garavano hace mucho que hace agua. La población no es ignorante y no debe subestimarse. Con los sucesos que son de público conocimiento y desde la muerte del fiscal Nisman, hemos tomado interés y hacernos valer en las urnas. La opinión del magistrado es una vergüenza (por no decir obscena). El fraude ocasionado y la deplorable situación económica que ha perjudicado a toda la Nación es máxima responsabilidad de la ex presidente. La desnutrición y mortandad infantil en todo el norte del país tiene su máxima responsable y la Justicia no puede ser cómplice de tanta corrupción. Ministro Garavano, explique qué lo motivó a usted a ponerse la soga al cuello.

Maria Emilia Farros

DNI 14.784.332


A mí no me lo contaron, lo viví

En estos días que hemos leído en los diarios, escuchado en la radio y visto en la televisión la inmoralidad institucionalizada del Pami, me ha vuelto a embargar la bronca y la impotencia porque yo lo viví. Cuando he visto esos galpones llenos de sillas de ruedas pienso en los meses que pedí y supliqué por una y no la pudimos conseguir porque según nos decían no había disponibles. Cuando veo galpones llenos de camas ortopédicas me lleno de indignación al recordar que después de muchos meses de reclamo llegó la cama al otro día de la muerte de mi esposa y tuve que devolverla pagando el flete, y lo peor fue que el colchón inflable antiescaras no me lo recibieron porque ya estaba dado de baja y cuando pregunté qué hacía con él me sugirieron que lo vendiera o regalara a un asilo, lo que terminé haciendo porque venderlo me parecía contribuir a la inmoralidad del Pami. Mi indignación sigue creciendo al ver que llevo casi dos años reclamando el reintegro de una prótesis que con mucho esfuerzo tuvo que conseguir mi familia porque el Pami se negaba a entregar la que pedía el cardiólogo, por las características de la carótida del paciente. Ante determinados procederes uno se siente tentado a creer en los comentarios que se tejen alrededor del Pami, como que no vale la pena gastar prótesis costosas en personas de avanzada edad, deteriorados o que las prótesis importadas se las guardan los médicos o los sanatorios y colocan las económicas de Pami y las otras las venden; lo que sería tremendamente inhumano. En los últimos meses ante el reclamo de reintegro, la respuesta es que están los cheques a la firma pero como los de La Cámpora se robaron todo no lo pueden realizar, lo que me pareció el colmo del cinismo. Espero que de ahora en más el personal del Pami tenga conciencia de que la obra social es para sanar y atender a los ancianos y no para ejercer eutanasia.

Alcides Duque Villegas

DNI 18.768.887

Comentarios