Edición Impresa
Sábado 19 de Junio de 2010

"Oro impuro": cuando la tierra se subleva

Por Verónica Benas (*) / Un film que considero de visión imprescindible es el documental "Tierra sublevada: Oro impuro" (2009), del cineasta argentino Fernando Pino Solanas, en el cual se da cuenta de la depredación de los recursos naturales en nuestro país y del negativísimo impacto ambiental que provoca la práctica de la minería a cielo abierto en provincias como San Juan, La Rioja, Catamarca, Tucumán y Salta.

Un film que considero de visión imprescindible es el documental "Tierra sublevada: Oro impuro" (2009), del cineasta argentino Fernando Pino Solanas, en el cual se da cuenta de la depredación de los recursos naturales en nuestro país y del negativísimo impacto ambiental que provoca la práctica de la minería a cielo abierto en provincias como San Juan, La Rioja, Catamarca, Tucumán y Salta.

El filme se estrenó en 2009, y tiene la particularidad de ser contado por maestros, ingenieros, ambientalistas, vecinos y pueblos originarios, entre otros, que con sus testimonios hacen una decidida denuncia sobre la depredación ambiental.

Creo, por otra parte que este documental es un aporte valiosísimo para la toma de conciencia de la población acerca de los métodos depredadores y contaminantes del cual se sirven las corporaciones mineras y de la complicidad de buena parte de la clase política respecto a estas prácticas extractivas.

Con su sobriedad y contundencia demoledoras, el film no sólo desenmascara, denuncia y/o divulga en relación a una problemática específica como es la "minería a cielo abierto", sino que además oficia como disparador de debate y reflexión sobre un tema del cual rara vez se hacen eco los grandes medios.

Muy lejos de las "hamburguesas cinematográficas hollywoodenses", "Tierra sublevada: Oro Impuro", resulta fiel exponente del mejor cine político. Un género que Solanas viene cultivando desde "La hora de los hornos". Cine político que solo puede metabolizarse mediante un único modo: la praxis militante en favor de una causa. La cual considero, en este caso particular, inobjetablemente justa.

(*) Diputada nacional.

Comentarios