El Mundo
Martes 21 de Junio de 2016

Orlando: el terrorista amenazó usar chalecos explosivos

El asesino de Orlando, Omar Mateen, reivindicó ser un "soldado islámico" y amenazó usar un cochebomba y chalecos explosivos con los rehenes en su poder, cuando llamó a la policía...

El asesino de Orlando, Omar Mateen, reivindicó ser un "soldado islámico" y amenazó usar un cochebomba y chalecos explosivos con los rehenes en su poder, cuando llamó a la policía, según transcripciones parciales de los cuatro llamados que hizo a las autoridades durante las tres horas que duró el incidente armado. Sin embargo, en la transcripción se eliminó toda referencia al Estado Islámico, pese a que el terrorista se identificó con ese grupo radical, así como con su líder, el califa Abu Bakr Al Baghdadi.

El FBI divulgó una transcripción parcial de las llamadas telefónicas que hizo Omar Mateen a la policía en medio de su brutal ataque en la madrugada del domingo 12 en el club gay Pulse de Orlando, donde murieron 49 personas además de Mateen y 53 resultaron heridas. Durante la primera llamada, "el asesino hizo declaraciones homicidas con escalofriante calma, de forma deliberada", dijo en conferencia de prensa Ron Hopper, del FBI. Mateen "se identificó como un soldado islámico y juró lealtad a una organización terrorista", al parecer el Estado Islámico, que el FBI evitó mencionar. "Estoy en Orlando y cometí el tiroteo", dijo Mateen al 911. A su vez, el jefe de la policía de Orlando, John Mina, dijo que la transcripción pone en evidencia que, cuando ingresó la policía al club Pulse minutos después de iniciado el ataque, Mateen se atrincheró en un baño con un grupo de personas. Durante las tres horas siguientes no hubo intercambio de disparos. El tiroteo se reanudó cuando comenzó la operación de rescate de rehenes y el atacante fue ultimado. Durante ese intervalo, el equipo de negociación de la policía de Orlando sostuvo otras tres conversaciones con el atacante. El terrorista de Orlando amenazó con detonar un cochebomba y poner chalecos explosivos a los rehenes en sus llamados nocturnos a la policía, según se desprende de los cuatro llamados. Tras el hecho, no se hallaron ni el cochebomba ni chalecos. Los primeros disparos se produjeron a las 2:02. Hasta la intervención final de la policía, poco después de las 5, no se produjeron más disparos. En el primer llamado a las 2:35 al número de emergencias 911 Mateen dijo que era responsable del ataque. La conversación, en la que en parte habló en árabe, duró 50 segundos. Luego colgó. La segunda conversación a las 2:48 duró nueve minutos. La tercera, a las 3:03, 16 minutos. Y la cuarta, a las 3:24, tres minutos. Esas tres conversaciones ya se llevaron adelante con un equipo de expertos en crisis.

A las 4:21 se retiró un aire acondicionado, lo que posibilitó salvar a muchas personas. Los rescatados confirmaron que el agresor quería colocar chalecos explosivos a los rehenes. Esto hizo que finalmente la policía decidiera intervenir, explicó el jefe de la policía de Orlando, John Mina. A las 5:02 se realizó un agujero en la pared con explosivos. Luego de que otras personas pudieran ser rescatadas, se produjo un intercambio de disparos con el agresor, que finalmente cayó muerto a las 5:15.

La policía de Orlando respondió con este detallado relato a las críticas sobre que actuó con ineficacia por permitir el largo impasse, entre las 2 y las 5 de la mañana. La policía espera haber demostrado que, con tantos rehenes en manos del terrorista, era imposible actuar de otro modo.

Comentarios