Edición Impresa
Sábado 31 de Octubre de 2009

Orientarse a un oficio, otra alternativa para los adultos

Como perfeccionamiento o como una posible salida laboral, esos son los dos motivos principales por los que los adultos buscan aprender un oficio en el Centro de Formación Profesional Nº 2, de Crespo 847. La institución depende del Ministerio de Educación provincial, otorga títulos oficiales y ofrece enseñanza gratuita. La condición para anotarse es tener el primario completo.

Como perfeccionamiento o como una posible salida laboral, esos son los dos motivos principales por los que los adultos buscan aprender un oficio en el Centro de Formación Profesional Nº 2, de Crespo 847. La institución depende del Ministerio de Educación provincial, otorga títulos oficiales y ofrece enseñanza gratuita. La condición para anotarse es tener el primario completo.

Alfredo Demaris es el jefe de los talleres pensados para los adultos (hay enseñanza también para adolescentes). Cuenta que aprender un oficio es una de los estudios más buscados por quienes quieren "perfeccionarse en lo que ya saben" o bien en aquellos "que pretenden un aprendizaje con salida laboral".

El centro propone así una buena oferta de capacitaciones, organizada cada una por sectores que los agrupan y se ajustan a las distintas necesidades. Son los de la construcción, automotriz, electricidad y electrónica, metalmecánico, textil y de formación de instructores. Duran 4 meses, se basan sobre todo en una preparación práctica y se dictan por la noche (desde las 19 a las 22.30).

En cada uno de los sectores las posibilidades se amplían. Por ejemplo, en el de la construcción es posible anotarse para aprender instalación eléctrica domiciliaria, plomería o albañilería; en el de metalmecánico, soldadura y en el textil, confecciones. En otras palabras, son muy amplias las alternativas para formarse.

Para distintas necesidades

Demaris explica que además "los cursos están organizados para responder a distintas necesidades de los alumnos, ya que no todos llegan con los mismos niveles de conocimientos". Por eso, al inscribirse, se les toma una prueba niveladora de lo quieren aprender, y esto facilita que los grupos se armen respetando los tiempos de aprendizaje y necesidades de los adultos.

Mujeres y varones pueden anotarse por igual, aunque Demaris comenta que "la mayoría son varones, y que las mujeres participan más en los de textil y formación de instructores".

El centro es de reconocida trayectoria, por eso cada vez que abre la inscripción quedan alumnos en lista de espera. Las capacitaciones van desde marzo hasta las vacaciones de julio, y luego se reabren desde el receso hasta fin del año escolar. Se conforman grupos de no más de 16 alumnos por cada capacitación, de manera de garantizar las prácticas a todos.

Otra de las ventajas que menciona Demaris en la charla, es que el centro es consultado por las empresas y los gremios de las distintas ramas de la producción cuando requieren de mano de obra específica. Algo así como una bolsa de trabajo, donde los alumnos son requeridos por su buen nivel de preparación . "Además nosotros hacemos un seguimiento de los egresados, para conocer cómo se mueven en el mercado y se insertan en el trabajo", dice el jefe de los talleres. Informes en Crespo 847, teléfono 4724487.

Comentarios