La ciudad
Viernes 10 de Febrero de 2017

Orden de captura internacional contra un joven estafador

Tiene 30 años y figura como gerente de la empresa fantasma que libró cheques sin fondos y se esfumó de Rosario sin dejar rastros

La Unidad Fiscal de Delitos Económicos y Complejos libró un pedido de captura internacional contra el hombre de 30 años que figura como titular de la empresa fantasma que estafó a decenas de empresas al realizar pagos con cheques sin fondos. Desde la Fiscalía aseguran que, sólo contabilizando los 24 casos denunciados en Rosario, la maniobra fraudulenta asciende a los 30 millones de pesos.

Según el contrato de constitución de Dimare SRL, Jonathan Fabián M. tiene 30 años y es el gerente de la empresa. El domicilio que allí registró como propio está en la zona oeste de Rosario, pero él no se encuentra allí. Desde el 22 de enero pasado, cuando las primeras víctimas se dieron cuenta de que habían sido estafadas, nadie más pudo contactarlo. Ni los damnificados, ni la Justicia, que sumó al pedido de captura en su contra uno internacional.

Una de las hipótesis que maneja la Fiscalía a cargo de Sebastián Narvaja es que Jonathan M. puede haber salido del país por alguna de las fronteras, incluso antes de que las oficinas que Dimare SRL tenía en Presidente Quintana al 2400 fueran vaciadas. Según confirmaron a las víctimas los vecinos, ese movimiento se realizó el sábado 20 de enero. Narvaja solicitó un informe a Migraciones para ver si el sospechoso salió del país antes de que se dictara su captura.

La estafa comenzó a salir a la luz el 22 de enero, cuando una de las víctimas se presentó en las oficinas de Dimare SRL para retirar unos cheques por el pago de mercaderías que ya habían sido entregadas y se encontró con el lugar desmantelado. Un cartel indicaba que la empresa se había trasladado a Batlle y Ordóñez 842 de la localidad bonaerense de Hurlingham, adonde sólo hay un terreno baldío.

De la mudanza realizada dos días antes participaron varias personas y vehículos. Ayer, la Fiscalía solicitó las grabaciones de las cámaras de seguridad ubicadas cerca del inmueble de Presidente Quintana al 2400 para intentar recabar información acerca de otras personas involucradas. Según los investigadores, durante las pericias a esos videos se intentará identificar a través de sus rostros a las personas que participaron del desmantelamiento, y por medio de las patentes se pretende determinar qué vehículos se utilizaron y quiénes son sus propietarios.

Cheques en la mira

Otra de las medidas ordenadas por Narvaja apunta a controlar qué cheques fueron utilizados en la estafa. Por eso solicitó al banco Santander Río, que había otorgado a Dimare SRL 35 chequeras, un informe sobre los movimientos realizados por Jonathan M. y su empresa, las cuentas que manejaba, con qué referencias contaba para que se le otorgaran más de 1.700 cheques y qué solvencia demostró la empresa ante la entidad bancaria. Además, la semana que viene el fiscal se reunirá con las autoridades del banco.

También se solicitaron informes al Registro Público del comercio y a la Afip sobre los registros de actividad de la empresa.

Hasta ahora hay 24 denuncias formalizadas sólo en Rosario. Se estima que hay cerca de 20 en la provincia de Buenos Aires que aún no se han incorporados a la causa.

Además, durante la mañana de hoy se imputará a Fabián A., y a Marcelo A. por el delito de encubrimiento. Según dijeron desde Fiscalía, en un inmueble de su propiedad ubicado en Presidente Roca al 3800 fueron secuestradas durante un allanamiento algunas de las mercaderías compradas con cheques sin fondos. La imputación no se realizará en una audiencia en Tribunales sino en la sede local del Ministerio Público de la Acusación.

Comentarios