El Mundo
Domingo 20 de Noviembre de 2016

Opositor venezolano pidió investigar a sobrinos de Maduro, detenidos en EEUU

Los familiares de la primera dama Cilia Flores fueron hallados culpables de narcotráfico. La sentencia será en marzo.

El ex candidato presidencial venezolano Henrique Capriles reclamó ayer con cierta ironía al mandatario Nicolás Maduro que explique por qué dos de sus sobrinos, condenados el viernes por narcotráfico en Estados Unidos, tenían pasaportes diplomáticos venezolanos. "El país está esperando @nicolasmaduro des la cara sobre denuncias en juicio por narcotráfico que portaban pasaportes diplomáticos", indicó el gobernador del Estado Miranda, un día después de la decisión del jurado sobre los parientes de la primera dama Cilia Flores. "¿También vas a bailar?", escribió poco después, en una referencia sarcástica al programa de salsa que conduce Maduro por radio. En un tuit casi repetido al primero, Capriles escribió luego: "El país espera que des la cara Maduro y expliques sobre las gravísimas denuncias hechas en juicio por narcotráfico por quienes portaban pasaportes diplomáticos venezolanos! Venezuela clama por justicia!".

800 kilos de cocaína. Efraín Antonio Campo Flores y Francisco Flores de Freitas, sobrinos de Cilia Flores, fueron declarados culpables de conspirar para exportar y distribuir un millonario cargamento de 800 kilogramos de cocaína, que sería enviada a Honduras desde la terminal presidencial en el aeropuerto de Maiquetía de Venezuela, y de allí a Estados Unidos. Desde que los jóvenes fueron detenidos en Haití, en noviembre del año pasado, el jefe de Estado venezolano y su esposa nunca hablaron del tema más que para denunciar que sus parientes fueron detenidos ilegalmente y secuestrados por las autoridades estadounidenses. El juez Paul Crotty de la corte federal del sur de Manhattan, a cargo del caso, fijó como fecha tentativa de la sentencia el 7 de marzo. La pena mínima son 10 años de cárcel, y la máxima cadena perpetua. El fallo puede ser apelado por la defensa. Los dos sobrinos, presentes en la corte federal durante todo el juicio, escucharon serios el veredicto, con rostro inexpresivo.

    En la misma línea irónica, Capriles vaticinó una "sentencia del TSJ (Tribunal Supremo de Justicia venezolano) anulando el juicio de los narcos y prohibiendo se hable o pregunte al respecto". El TSJ suele fallar en línea con los deseos del Ejecutivo y, por ejemplo, declaró en desacato a la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, por lo que considera nulo todo lo que el cuerpo sanciona. Las declaraciones de Capriles vienen a alimentar cierto cruce retórico entre oficialismo y oposición, aún cuando las partes mantienen abierto el canal de diálogo que intermedia la Iglesia Católica.

   El viernes último, Maduro informó que un grupo de juristas prepara una denuncia contra el jefe de la AN, Henry Ramos Allup, por "insanía e instigar a cometer crímenes de odio".

Comentarios