El Mundo
Jueves 12 de Enero de 2017

Oposición venezolana suspendió el diálogo con el gobierno

Acusan al presidente Nicolás Maduro de no cumplir con los acuerdos pactados. Capriles llamó a una gran movilización para reclamar elecciones.

La oposición de Venezuela anunció ayer que no asistirá mañana al diálogo con el gobierno mientras éste no cumpla los compromisos asumidos en las conversaciones de noviembre pasado, y los líderes Henrique Capriles y Leopoldo López coincidieron por primera vez en mucho tiempo al convocar a una gran protesta callejera para el lunes 23, para reclamar el llamado anticipado a elecciones generales. "La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), apoyando lo dicho por el Vaticano, dijo que hasta tanto aquí no se produzca el cumplimiento de los acuerdos, aquí no va a haber diálogo directo entre gobierno y oposición; así de simple, así lo dijimos y así lo mantenemos", afirmó el secretario ejecutivo de la coalición, Jesús "Chúo" Torrealba.

El dirigente acusó al gobierno del presidente Nicolás Maduro de alimentar falsas expectativas con respecto al diálogo político que "facilitan" la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), tres ex presidentes iberoamericanos y el Vaticano, mientras lo "torpedea" y lo "sabotea". Torrealba recordó que a principios de diciembre pasado el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, envió una carta a autoridades del gobierno y la oposición, en la que exhortaba al cumplimiento de los compromisos acordados con anterioridad. El diálogo político fue instalado el 30 de octubre y tuvo una segunda reunión plenaria el 11 de noviembre, tras la cual ambas partes emitieron una declaración conjunta en la que reseñaron los acuerdos que habían alcanzado. Sin embargo, la MUD resolvió no asistir a la tercera sesión plenaria, prevista para el 6 de diciembre, debido a que, a su juicio, el gobierno no había cumplido sus compromisos. Y quedó programado un nuevo encuentro para mañana.

El jefe formal de la MUD detalló que los puntos incumplidos por Maduro son "la libertad de los presos políticos, respeto a la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), atención a las víctimas de la crisis humanitaria y, por supuesto, el acuerdo en torno a un calendario electoral". El gobierno liberó a unos pocos opositores detenidos —entre ellos, el ex gobernador y ex candidato presidencial Manuel Rosales— pero mantiene encarcelado a más de un centenar, según datos de la ONG Foro Penal Venezolano.

Con respecto a la Asamblea —que desde hace un año es el único de los cinco poderes públicos bajo control opositor por primera vez desde que el chavismo llegó al gobierno en 1999—, volvió a ser desconocida por declaraciones de Maduro y fallos del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Asimismo, el gobierno central no adoptó medidas ni aceptó ayudas del exterior que permitan paliar el severo desabastecimiento de alimentos, medicamentos, insumos hospitalarios y productos de aseo y limpieza, lo cual generó una crisis humanitaria, según denunciaron diversas organizaciones sociales y políticas. En materia electoral, el chavismo postergó hasta mediados de este año los comicios de gobernadores que debieron efectuarse el mes pasado y denegó el llamado a un referéndum revocatorio del mandato de Maduro. Por ese motivo, Capriles y López, principales referentes de los sectores más moderado y más radical de la MUD, coincidieron por primera vez al convocar para el 23 de este mes a una gran movilización callejera en reclamo de elecciones generales. El 23 de enero es una fecha emblemática en Venezuela desde que ese día de 1958 cayó la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, lo que alumbró la llamada Cuarta República, el período democrático de mayor continuidad en la historia de Venezuela, que duró cuatro décadas, hasta la llegada del chavismo al poder.

Informe de gestión

Maduro presentará su informe de gestión de 2016 el domingo ante el TSJ, debido al desacato del que acusa a la Asamblea Nacional. En un acto inédito en la historia política, Maduro obviará al foro legislativo en el acto en el que presentará al país un balance de su gestión el año pasado. Aunque la Constitución señala que el presidente debe presentar su informe en el lapso de 10 días después de la instalación de la Asamblea, el gobernante sostiene que el foro legislativo está en desacato a las sentencias del TSJ y además aprobó esta semana una resolución declarando el abandono de la presidencia, una acción que calificó de "golpista".

Comentarios