Información Gral
Sábado 14 de Enero de 2017

Opiniones contrarias minimizan la denuncia

Varios investigadores de seguridad han minimizado ayer la noticia sobre una "puerta trasera" de WhatsApp. Fredric Jacobs, quien fue desarrollador de iOS para Open Whisper Systems, el colectivo que diseñó y mantiene el protocolo de cifrado de Signal, y que recientemente trabajó en Apple, dijo que "es ridículo lo que se afirma. No es un error, está funcionando tal y como está diseñado. Alguien nos está diciendo que es un defecto catastrófico cuando de hecho es uno de poca importancia".

Varios investigadores de seguridad han minimizado ayer la noticia sobre una "puerta trasera" de WhatsApp. Fredric Jacobs, quien fue desarrollador de iOS para Open Whisper Systems, el colectivo que diseñó y mantiene el protocolo de cifrado de Signal, y que recientemente trabajó en Apple, dijo que "es ridículo lo que se afirma. No es un error, está funcionando tal y como está diseñado. Alguien nos está diciendo que es un defecto catastrófico cuando de hecho es uno de poca importancia".

"Hay una función en WhatsApp que cuando cambias de teléfono, compras un teléfono nuevo, restableces de fábrica, lo que sea, y luego instalas WhatsApp de cero y continúas con una conversación, hace que las claves de cifrado se vuelvan a negociar para adaptarse al nuevo teléfono", explicó Muffett al portal de tecnología Gizmodo.

"Digamos que te envío una cosa y tu teléfono está desconectado porque se ha quedado sin batería o porque no tienes cobertura, o algo así. Algunos mensajes se quedan guardados en mi teléfono esperando para hablar con el tuyo. Así, los mensajes guardados, combinados con alguien que colabora con Facebook/WhatsApp para falsificar la condición de «persona que tiene un nuevo teléfono», puede llevar a que los mensajes se vuelvan a cifrar y se envíen a un nuevo teléfono fraudulento".

"Básicamente, lo que el Guardian está reportando como una puerta trasera es en realidad una manera ya bien conocida de explotar los sistemas de mensajería cifrada que es extremadamente difícil de conseguir", sostuvo el experto.

El peligro real viene de otro lado. En 2016 WhatsApp traicionó su compromiso con la privacidad cuando anunció que compartiría los datos de los usuarios con Facebook.

Facebook insistió que nadie puede interceptar los mensajes de WhatsApp, ni siquiera la compañía y su personal, y garantiza la privacidad de sus más de mil millones de usuarios.

Comentarios