Opinión
Jueves 26 de Enero de 2017

Votos con perfume de mujer

Claves. La decisión de Cristina Kirchner respecto de una eventual candidatura modificará el tablero político en el peronismo y en el oficialismo. Vidal, la carta de Cambiemos. La influencia de Carrió.

Por lo que hagan o dejen de hacer, tres mujeres tendrán directa incidencia en las elecciones de mitad de mandato que, a la vez, definirán el mapa político: Cristina Kirchner, María Eugenia Vidal y Elisa Carrió.

Cristina mantiene en vilo al peronismo en cualquiera de sus formas y al gobierno nacional. La decisión final respecto de si será candidata a senadora nacional o diputada no tendrá contenido neutral. De su definición dependen los armados políticos de otros frentes y hasta la decisión de competir de algunos pesos pesado.

Dirigentes del kirchnerismo que compartieron porciones de poder creen que la ex presidenta no será candidata en provincia de Buenos Aires, aunque no tienen posición tomada respecto de Santa Cruz. Por personalidad y antecedentes, Cristina no podría asumir la decisión de perder contra el primo de Mauricio Macri o el candidato que Cambiemos decida. Sin embargo, no es una opción que pueda darse como definida.

"Pasar del 54 por ciento de los votos de los argentinos a disputar por el 35 por ciento en la provincia de Buenos Aires no me parece lógico tratándose de Cristina, pero también es cierto que le están rodeando la manzana con acciones judiciales. Necesitará fueros", dicen un diputado nacional macrista que no descarta ninguna posibilidad.

Yendo de la cama a Tribunales.

Cristina es consciente de que se pasará buena parte del 2017 trajinando los pasillos de Tribunales, pero desde ese lugar también puede hacer política, acusando al gobierno de convertirla en una perseguida política.

Los estrategas comunicacionales de la Casa Rosada consideran que la puja a grandes rasgos en la política argentina es entre Macri y la ex jefa del Estado. Le bajan el precio a Sergio Massa y dicen que "en el medio no hay nada". Hoy, la ex presidenta tiene un voto propio cercano al 30 por ciento en provincia de Buenos Aires, algo que no consigue individualmente otro candidato. A la par, es dueña también de la más alta imagen negativa.

La definición en torno a una candidatura de CFK recién sobrevendrá sobre el filo del cierre de listas, que opera el 22 de junio una fecha aún eterna para la política. "Lo peor que podríamos hacer es definir la candidatura a tantos meses de las elecciones. Además, sabemos que Massa, Carrió y todos están esperando saber qué hace ella para definirse", relató a LaCapital una espada K de la provincia de Santa Fe.

La situación en el peronismo es inédita: no hay muchas referencias fuera del universo K que quieran aparecer al menos en una foto junto a la dos veces presidenta de la Nación, pero nadie mide más que ella. Esa diversificación del mapa peronista es maná del cielo para el macrismo.

La táctica y estrategia macrista para ganar las elecciones en la madre de todas las batallas se reduce a un apellido: Vidal. La gobernadora es hoy la referencia política que está a la cabeza en las encuestas de imagen, incluso por encima de Macri.

A Vidal le alcanza con copiar lo que hicieron socialistas y radicales santafesinos al llegar al poder en Santa Fe: echarle la culpa de todo al peronismo. Durante los primeros tramos del gobierno de Hermes Binner la referencia "a los 24 años de administración peronista" le permitió navegar sin mareos al Frente progresista. Hasta que ese libreto se acabó.

Lo dice con todas las letras un diputado del Frente Renovador bonaerense: "Si Daniel Scioli tuvo durante 8 años la mejor imagen, y fue el peor gobernador que tuvo la provincia, a Vidal con no hacer demasiadas macanas le alcanza para quedarse a vivir". Y Vidal, ni corta ni perezosa, no tiene rasgos culposos en juntarse, incluso, con lo más rancio del peronismo bonaerense. Así lo dejaron entrever sus fotos con Eduardo y Chiche Duhalde, Aldo Rico, Alejandro Granados, Mario Ishii (y siguen las firmas).

Alguien dirá que Vidal no será la candidata de Cambiemos, y es verdad. Aunque la mujer —que hasta se dio el lujo de permanecer en las playas mexicanas durante las inundaciones, sin pagar costos políticos— no pueda estar en la lista, la posibilidad de traccionar existe igual. Para esto también vale el antecedente santafesino: Binner lo hizo gobernador a Bonfatti, pese a que el actual presidente de la Cámara de Diputados arrancó en 2011 con el 6 por ciento de intención de voto.

La tercera mujer de la marquesina es Carrió, quien amagó con presentarse como candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires. Pese a ese deseo, suena difícil que Macri le conceda el privilegio de ser quien garantice la victoria del oficialismo en el distrito que moldeará la sensación de victoria o derrota nacional.

Cambiemos podrá resultar segundo en número de votos globales pero de ningún modo resistirá perder la provincia de Buenos Aires. Ahí está la grasita del caracú.

Los posicionamientos flexibles de Lilita respecto del gobierno nacional son toda una rareza para la política argentina. Carrió pasa en un segundo de denunciar al jefe de la AFI —y estrecha referencia del presidente de la Nación— a justificar el traslado de los feriados, diciendo que en el país "no trabaja nadie".

Al fin, Carrió llegó a constituirse en una referencia insoslayable de la ética pública por mantener siempre a raya a los gobernantes y denunciar los vínculos entre Estado y corrupción. Ese fue siempre su mayor capital político. Estar ahora en el oficialismo parece complicarle los movimientos y forzar las respuestas. De ahí su boutade sobre los argentinos y la vocación por el trabajo. No es fácil para ella defender lo indefendible. Y no siempre sabe cómo explicarlo.

Cristina, Vidal y Carrió. Tres mujeres. Ninguna de ellas resulta ni resultará indiferente para el país con cabeza de urna que se viene.

Propietario: © Editorial Diario La Capital S.A. Dirección Nacional del Derecho de Autor (Expediente N° 5226063). Prohibida toda reproducción total o parcial del contenido de este diario. Las ventas de La Capital son auditadas por el IVC. Dirección, Redacción, Comercial, Circulación y Administración: Sarmiento 763. CP 2000 Rosario, provincia de Santa Fe. Teléfono: 5226000 Fax: 5226014. Fax recepción de avisos: 5226035/012. Avisos telefónicos: 5226060. Imprenta propia en Santiago 159 bis CP 2000 Rosario, provincia de Santa Fe. Teléfono: 4117784. La Capital utiliza los servicios periodísticos de las siguientes agencias: Internacionales: Reuters, DPA y AP. Nacionales: Télam y Noticias Argentinas.

Comentarios